Líbano

Luego de una angustiante espera de 13 meses, el Líbano forma un nuevo gobierno

El país está en medio de una crisis económica devastadora.
viernes, 10 de septiembre de 2021 · 21:02

Los líderes del Líbano han formado un nuevo gobierno, poniendo fin a un estancamiento político que se apoderó del país desde la explosión del puerto de Beirut hace más de un año, lo que lo llevó a su peor crisis económica y financiera desde la guerra civil de 1975-1990.

Najib Mikati, un magnate multimillonario, asumió el compromiso de desempeñarse como primer ministro del pequeño país, luego de un acuerdo con el presidente Michel Aoun en presencia del presidente del parlamento, Nabih Berri.

Crisis económica

Después de firmar el decreto en el Palacio Presidencial de Baabda, Mikati dijo que intentaría evitar el colapso económico del país, que estuvo a punto de suscitarse en los últimos meses cuando un gobierno interino asumió el poder.

La situación es difícil, es muy difícil... Sin embargo, no es imposible si nos unimos... Nuestra prioridad es apaciguar el sufrimiento del pueblo libanés.

En agosto de 2020 el ex primer ministro Hassan Diab renunció en medio de protestas que exigían responsabilidad por la explosión de Beirut, que los funcionarios atribuyen a una reserva de nitrato de amonio altamente explosivo almacenado incorrectamente en el puerto.

Explosión en Beirut

Una 215 personas perdieron la vida en el trágico accidente que causó daños por miles de millones de dólares y se sumó a la ya desesperada situación económica del país.

El nuevo líder del Líbano ha ocupado el cargo dos veces antes, primero de manera provisional cuando se desempeñó como primer ministro interino durante tres meses en 2005, tras el asesinato del primer ministro Rafik Hariri.

Otros mandatos

Más tarde fue elegido primer ministro en 2011, pero renunció en 2013 bajo la presión de Hezbollah. En el Líbano la división de poderes responde a las facciones religiosas, en las que el cargo de primer ministro debe estar asumido por un musulmán sunita, el presidente debe ser cristiano maronita y el presidente del parlamento un musulmán chií.

El nuevo gobierno enfrentará la presión de la expotencia colonial Francia, de Estados Unidos y de otros donantes internacionales para implementar reformas económicas significativas y medidas anticorrupción.

Otras Noticias