Australia

"Lo más parecido a un dragón": el último descubrimiento de los paleontólogos en Australia

El pterosaurio que ha sorprendido a la comunidad científica.
lunes, 9 de agosto de 2021 · 21:50

La revista Journal of Vertebrate Paleontology reveló un informe sin precedentes en el que describen cómo era el reptil volador más grande de Australia, a partir de los restos de un pterosaurio hallado en el interior de Queensland que sorprendió a la comunidad científica.

Con una envergadura superior a los 7 metros, este temible depredador contaba con una boca parecida a la de los reptiles modernos, con largos y afilados dientes que parecieran salidos de un cuento mitológico.

Pterosaurio

Tim Richards, el autor principal de esta investigación, ha dicho que esta especie es lo más parecido a un dragón de la vida real, al que han bautizado como Thapunngaka shawi, un término en un idioma ahora extinto de la nación Wanamara en Australia.

Era esencialmente sólo una calavera con un cuello largo, atornillado en un par de alas largas. Esta cosa habría sido bastante salvaje. Habría proyectado una gran sombra sobre algún pequeño dinosaurio tembloroso que no lo habría escuchado hasta que fuera demasiado tarde.

Tim Richards

Steve Salisbury, supervisor de doctorado de Richard y coautor del artículo, explicó la etimología del nombre de esta especie, que rinde homenaje a una leyenda local en la búsqueda de fósiles conocido como Len Shaw.

Este científico fue quién descubrió por primera vez los huesos del pterosaurio, y la traducción correcta del nombre en español significa "boca de lanza de Shaw", que se asocia dentro de la comunidad científica al grupo de los anhanguerianos.

Museo Kronosaurus Korner

Thapunngaka shawi se encuentra exhibido en un museo de fósiles marinos en Richmond llamado Kronosaurus Korner, donde cuentan cómo surcó los cielos de Australia durante el Cretácico, hace unos 140 millones de años.

Este "dragón" utilizaba su enorme cráneo de un metro para cazar peces en las costas de Australia, con una gran agilidad que era posible gracias a sus huesos semihuecos, los cuales no se han conservado tan bien en el tiempo, por lo que este hallazgo resulta bastante raro.