migrantes

Panamá y Colombia trabajan juntos para frenar a migrantes que se dirigen a Estados Unidos

La peligrosa selva de esta región representa una verdadera amenaza.
sábado, 7 de agosto de 2021 · 09:30

Representantes de los gobiernos de Panamá y Colombia sostuvieron una reunión este viernes, con la finalidad de desarrollar una estrategia para limitar el número de migrantes que pasan por su frontera buscando llegar a los Estados Unidos.

En lo que va del año, unas 49 mil personas han sido contabilizadas en este paso fronterizo, ya que, huyendo de la crisis por la pandemia, han superado la capacidad de los centros de atención, cerca de la peligrosa selva del Darién donde se han detectado varios pasos ilegales.

Migrantes en Darién

Este territorio ha visto pasar grandes grupos de migrantes que tratan de escapar de la violencia y la pobreza que viven en sus países de origen, y que, con dirección al norte del continente, corren un grave peligro.

La vicepresidenta y canciller de Colombia, Marta Lucía Ramírez, y la ministra de Relaciones Exteriores de Panamá, Érika Mouynes, se dieron cita en la localidad panameña de Nicanor, muy cerca de la zona crítica, donde la representante panameña dijo:

Érika Mouynes y Marta Lucía Ramírez

Hay dos puntos muy importantes que estamos tratando de abordar: el número de migrantes que nos llegan y el intercambio de información. Para nosotros son imprescindibles tener estos dos elementos para poder mantener un flujo controlado.

De esta manera, se acordó que se establecerá un límite al número de migrantes que podrán atravesar diariamente la frontera entre ambos países, aunque aún no se ha definido la cifra exacta, de la que se espera tener noticias en los próximos días.

Acuerdo con Costa Rica

Panamá ya tiene un acuerdo parecido con Costa Rica, en donde se controla a los grupos de personas, acompañándolos hasta la siguiente frontera, para que puedan continuar con su recorrido sin mayores complicaciones.

El dramático aumento de migrantes despierta cada vez más las preocupaciones de las autoridades de la región, movimientos que antes se hacían entre diciembre y abril, cuando las condiciones de la selva eran más seguras, ahora se realizan en todo el año.

Otras Noticias