Inteligencia artificial

La inteligencia artificial se volverá más humana y emocional en las próximas décadas, mira por qué

Los retos que nos esperan con el desarrollo de esta tenología.
domingo, 15 de agosto de 2021 · 09:05

Desde que el hombre comenzó a relacionar la idea de la computación con el cerebro a mediados del siglo pasado, son muchos los que han soñado con replicar la conciencia humana, aún cuando no se ha terminado de comprender la biología de nuestra mente.

Ahora cuando la ciencia está cada vez más cerca de lograr su objetivo, es el turno de la sociedad para debatir las implicaciones éticas de producir inteligencia artificial, sorteando procesos que hasta hoy estaban reservados a la naturaleza.

Inteligencia artificial

Con la materialización de máquinas pensantes, la raza humana tendría que aprender a convivir con ellas, junto con todas la implicaciones que conlleva, cuando estos sistemas buscarían imitarnos para completarse.

Pero el verdadero temor de muchos es que la inteligencia artificial nos supere hasta tal punto que logre desplazarnos, teniendo la posibilidad de ubicarse en equipos con una capacidad de memoria y procesamiento muy superior a la de nuestro cerebro.

Comprensión del cerebro humano

La IA se diferencia de cualquier otro invento sencillamente por su nivel de complejidad, y la mayoría de la comunidad científica afirma con modestia que no comprende el funcionamiento de nuestro cerebro.

Hasta ahora los sistemas que presumen utilizar inteligencia artificial se limitan a reproducir respuestas, procesando los datos de una forma totalmente diferente, para el que se usa normalmente el ejemplo de que los aviones no vuelan como los pájaros, pero seguro que siguen las leyes físicas.

Robótica

Pero el dilema social sigue presente con la ausencia de prioridades en el desarrollo de estas tecnologías, que debería atarse al principio básico de cualquier creación de mejorar nuestro bienestar y hacernos la vida más fácil.

Hollywood ya se ha encargado de regalarnos varias hipótesis, demostrando que los retos de debemos afrontar aparecen en todas las escalas, sumado a la manera de asimilarlo dentro de las distintas ideologías, razas, religiones o género.