Túnez

Crisis en Túnez: toque de queda, destitución del primer ministro y cese del parlamento

El presidente es señalado por un retroceso en la democracia.
martes, 27 de julio de 2021 · 09:00

El presidente de Túnez, Kais Saied, impuso este lunes un toque de queda en todo el país, que regirá en las calles de 7 pm a 6 am hasta el próximo 27 de agosto, es la más reciente medida de lo que se califica como un atentado contra la democracia.

Anteriormente el mandatario cesó las actividades del parlamento y destituyó al primer ministro, amenazando la estabilidad política que alcanzó el país del norte de África por primera vez desde la Primavera Árabe, suscitada entre 2010 y 2012.

Kais Saied

Saied anunció que asumiría la autoridad ejecutiva junto con un nuevo primer ministro que aún no ha sido nombrado, invocando el artículo 80 de la constitución de Túnez de 2014, que da facultades especiales al presidente en caso de un peligro inminente.

El nuevo decreto prohíbe las reuniones de más de tres personas en la vía pública y en las plazas, además de la circulación de vehículos particulares. Todas las actividades de instituciones públicas a excepción del ejército y la policía fueron paralizadas por los próximos días.

Protestas en el parlamento

El presidente se dirigió a la nación para advertir que suspendería la inmunidad de todos los miembros del parlamento, incluyendo a su presidente Rached Ghannouchi, además de tomar el control de la oficina del fiscal general.

Ghannouchi describió los movimientos de Saied como nada más que un "golpe de estado en toda regla" contra la constitución, la revolución y las libertades de todos los ciudadanos, que viven un profunda crisis social desde principios de año, mientras que el destituido primer ministro, Hichem Mechichi, dijo que prefiere separarse del ejecutivo.

Hichem Mechichi

Para preservar la seguridad de todos los tunecinos, declaro que me alineo, como siempre lo he hecho, al lado de nuestro pueblo, y declaro que no asumiré ningún cargo o responsabilidad en el estado.

Al igual que en Sudáfrica y Cuba, el descontento social se ha hecho presente en las calles para reclamar las malas condiciones económicas que han sido agravadas por la pandemia, donde la nueva cepas azotan a la mayoría de los estados.

Otras Noticias