Bolsonaro

Bolsonaro sigue perdiendo popularidad y le responde al Senado con vulgaridades

El caso Covaxin llega a los más altos niveles gubernamentales.
lunes, 12 de julio de 2021 · 19:35

Datafolha reveló recientemente un estudio de opinión pública que deja mal parado al presidente de Brasil Jair Bolsonaro, en la cual un 54% de los encuestados apoya la idea de destitución luego de que fueran consignadas más de 120 solicitudes.

El proceso presentado en la Cámara de Diputados debe pasar primero por la Cámara Baja, donde su presidente Arthur Lira atiende los intereses del líder de ultraderecha, por lo que aún nada está decidido.

Rechazo a Bolsonaro

Bolsonaro respondió a las acusaciones y utilizó un lenguaje soez, afirmando que se negaría a responder a los cargos de corrupción que un comité del Senado está investigando sobre irregularidades con compras gubernamentales de vacunas.

Bolsonaro enfrenta un rechazo masivo desde hace meses, cuando sus políticas sanitarias despreocupadas dejaron un saldo de más de medio millón de personas fallecidas, ocupando así el segundo lugar en todo el mundo después de los Estados Unidos.

Bolsonaro se mofa del Senado

El mandatario se burló de la Comisión de Investigación Parlamentaria del Senado, para evitar declarar sobre un acuerdo para comprar la vacuna Covaxin, que presuntamente sirvió como fachada para malversar millones de dólares.

No voy a responder ningún tipo de situación hipotética a ese tipo de gente. 

Un alto funcionario del Ministerio de Salud de Brasil declaró al Senado que recibió una presión "atípica y excesiva" para la compra de las vacunas de fabricación india, de la que ya se sospechaba un posible sobreprecio.

Llegada de la vacuna Covaxin

El senador Omar Aziz ordenó el arresto de un exdirector del Ministerio de Salud de Brasil, acusado por perjurio en el caso Covaxin y el siguiente en la lista es el mismo Bolsonaro.

Con más del 51% de rechazo a la gestión del actual presidente, la figura del expresidente izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva retoma popularidad mientras Brasil tiene programada unas elecciones presidenciales para el próximo año.

Otras Noticias