Obesidad

El insólito invento para bajar de peso que no te deja abrir la boca

El aparato es comparado con un instrumento de tortura.
miércoles, 30 de junio de 2021 · 18:40

El problema de la obesidad en el mundo ha generado una industria multimillonaria, debido a que cada día salen nuevos productos que se venden como métodos milagrosos para este fin. Ahora un nuevo invento que resulta bastante radical ha despertado la curiosidad de muchos.

Un grupo de investigadores de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Otago en Nueva Zelanda, han diseñado un instrumento bucal que impide la apertura total de la misma, obligando a quien lo use a consumir la menor cantidad de alimento posible.

Nuevo invento

Por medio de un sistema de imanes instalados en las encías que imposibilitan el movimiento natural de la mandíbula, este equipo de desarrolladores propone una alternativa que ha sido calificada por muchos como un método de tortura medieval.

Paul Brunton líder del proyecto explicó las ventajas de su producto en comparación con las millones de opciones que encontramos en el mercado actualmente.

Paul Brunton

Es una alternativa no invasiva, reversible, económica y atractiva a los procedimientos quirúrgicos... No hay consecuencias adversas con este dispositivo.

Bautizado como Dental Slim Diet Control, ofreció algunos ejemplos de haber funcionado en varias pruebas previas, donde unas 7 mujeres perdieron más de 6 kilogramos en promedio, luego de tener el aparato puesto por dos semanas.

A mediados de la década de los 80 aparecieron sistemas parecidos, los cuales restringían la boca para que sus usuarios solo consumieran líquidos, ahora esta nueva versión se califica como más "tolerable", ya que cuenta con un sistema de apertura de emergencia.

Fue fuertemente criticado

Otros han optado por criticar directamente este aparato y con su lanzamiento las redes sociales se llenaron de cuestionamientos éticos con respecto a este invento, resaltando la obesidad como un problema de salud que debe ser tratado con seriedad.

Tal vez, en lugar de desarrollar dispositivos de tortura, podrían investigar cómo la profesión médica falla sistemáticamente basándose en la anticuada e inapropiada escala de IMC (índice de masa corporal).

Otras Noticias