Finlandia

Finlandia, "el país más feliz del mundo", clama por migrantes ante una crisis demográfica

El estado busca la manera de convencer a los extranjeros para que se muden a su territorio.
miércoles, 23 de junio de 2021 · 18:09

Los habitantes de Finlandia suelen presumir que viven en la nación más feliz del planeta, pero si bien puede resultar un destino muy atractivo, la realidad es que esta nación del norte de Europa, enfrenta problemas para encontrar mano de obra.

La generación que envejece y está cerca de su retiro, no cuenta con un relevo análogo para cubrir la demanda laboral de esta prolífica nación, que ha demostrado cierta estabilidad económica dentro de su región.

El país más feliz del mundo

Saku Tihverainen un reclutador de la empresa Talented Solutions, reveló las carencias en materia de talento humano que enfrenta el país nórdico.

Ahora se reconoce ampliamente que necesitamos una cantidad espectacular de personas para venir al país. Para ayudar a cubrir el costo de la generación que envejece. 

Un 40% de la población habilitada para trabajar tiene más de 65 años, cifra por la que ocupa el segundo lugar, después de Japón, en la lista de países con mayor proporción de habitantes envejecidos. Según las proyecciones oficiales, la estadística tiene a seguir subiendo.

Población envejecida

Finlandia calcula que deberían ingresar al país hasta 30 mil extranjeros para cubrir las plazas necesarias para la funcionalidad de la economía, en una sociedad que aún posee sentimientos antiinmigrantes y recelo para la contratación de extranjeros.

Con 5.5 millones de habitantes, el sistema de pensiones se vuelve insostenible a medida que más personas llegan a la edad de retiro. Debido a esto, se reduce la cantidad de trabajadores activos con lo que se enfrenta a una carga social cada vez más grande.

Intentos frustrados

Ya habrían existido ensayos para importar talento humano, los cuales fueron poco fructíferos, enfermeras españolas que regresaron después de unos meses contaron que, los altos precios, el frío y el complejo lenguaje, fueron los elementos que las hicieron desistir.

Para las autoridades de Finlandia el problema yace en el desconocimiento de su territorio como destino, por lo que trabajan en proyectos para convertir al país en un producto atractivo, que lo ubique como un prioridad en el mundo.

Otras Noticias