Tíbet

El Tíbet enfrenta un boom turístico en pandemia que podría poner en peligro sus sitios históricos

La influencia de China sigue presente.
lunes, 21 de junio de 2021 · 08:31

La región del Tíbet está experimentando un incremento sustancial en sus visitas de turistas. Cada vez más personas llegan a este mítico territorio, sin importar la pandemia y las limitaciones de movilidad que se establecieron después de la llegada del coronavirus.

Este fenómeno ha generado gran preocupación por la estabilidad y cuidado del medio ambiente y las históricas edificaciones que allí se encuentran, sumado a la gran cantidad de reliquias de alto valor que albergan sus templos.

Reducen visitantes

El Palacio Potala, conocido como la residencia antigua del Dalai Lama ha limitado su visita a 5 mil personas diarias, ante el incremento de turistas en el Tíbet, como lo explicó su administrador principal Gonggar Tashi.

El mayor desafío para nosotros es la contradicción entre la protección y el uso de las reliquias culturales.

El año pasado las visitas se incrementaron en más de un 12% y se estima que para el 2026 los números se dupliquen, y con una población total de 3,5 millones de habitantes, resulta desafiante enfrentar los retos que surgen al ser un punto de interés mundial.

Monjes tibetanos

El Tíbet se ha convertido en un lugar de hermosos paisajes naturales significativos para la nación china.

Una pujante clase media china ahora visita cada vez más la región del Tíbet, llegando al lago Namtso, que se encuentra rodeado de picos nevados y los santuarios budistas. Aunque los chinos son señalados de no respetar las tradiciones ancestrales.

Invasión china

El Tíbet ya tiene más de 70 años siendo ocupada por el gigante asiático, desde que Mao Zedong enviara tropas del ejército popular comunista, para que presionaran al Dalai Lama de firmar un acuerdo que significó la anexión a China.

El líder tibetano firmó el documento cuando tenía 15 años, y tiempo después admitió que fue conta su voluntad. Este episodio ha sido calificado como una invasión para apropiarse de 1,2 millones de km2 ahora considerado como territorio autónomo.

Otras Noticias