Brasil

Isla Queimada Grande: el hogar de 4000 serpientes venenosas en Brasil

Este lugar es uno de los más peligrosos del mundo.
miércoles, 16 de junio de 2021 · 17:55

A unos cien kilómetros de las costas São Paulo en Brasil existe una isla poblada por víboras venenosas, una de las especies más letales, conocida como lanza dorada, la cual ocupa en una exagerada proporción más de 1 por metro cuadrado.

La también nombrada isla de las cobras parece una verdadera pesadilla, en donde estos reptiles han aprendido a trepar árboles y cazar aves, después de haber acabado con todos los mamíferos de allí, gracias a un veneno de alta efectividad.

Acabaron con todos los mamíferos de la isla

El líquido mortal que se adaptó para que las aves perdieran la vida casi de forma instantánea, puede traer consecuencias devastadoras para cualquier persona, con una fórmula que derrite la carne humana y acaba con su vida en cuestión de minutos.

Esta especie es la causante del 90 % de los fallecimientos por picaduras en Brasil, con un veneno que afecta el sistema nervioso central y ocasiona necrosis, insuficiencia renal y hemorragias internas.

Lanza dorada

Además poseen un sofisticado sistema para detectar a sus presas, por medio de un órgano llamado "foseta loreal", que son aberturas cerca de sus ojos, con el cual identifican fácilmente a las especies de sangre caliente que les sirve de alimento.

A principios del siglo pasado se ordenó la construcción de un faro, pero la última familia que habitó la isla perdió la vida al ser atacada por estas víboras, desde entonces la visita a este sitio se encuentra terminantemente negada.

La isla más peligrosa

Solo aquellos osados científicos que apasionadamente buscan más respuestas y se atreven a acercarse con la intención de conocer más detalles sobre el tema, además de un comando de la marina brasileña que va a revisar el faro una vez al año.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, declaró a las lanza dorada como especie en peligro de extinción. Recientemente, se supo que cazadores ilegales llegan a la isla Queimada Grande para llevarse algún ejemplar, estos forajidos las venden por unos 30 mil dólares en el mercado negro.

Otras Noticias