Rusia

Rusia pretende cobrar las vacunas con un viejo plan kirchnerista de instalar centrales nucleares

Argentina no ve más opciones con una economía endeudada.
martes, 15 de junio de 2021 · 19:30

Rusia había estado interesada en usar parte del territorio argentino, para el desarrollo de energía nuclear desde la década de los 90. Ahora con el poder que le otorga ser productor de una vacuna para el virus que afecta al mundo entero, es su oportunidad para concretar el proyecto.

La Sputnik V se está convirtiendo en una ficha de canje para que el gigante de Europa Oriental aumente su influencia en el mundo entero. Ante la emergencia sanitaria más importante de los últimos tiempos busca sacar provecho. 

Llegada de la Sputnik V a territorio argentino

Dmitry Feoktistov el embajador de Rusia en Argentina, propuso tres opciones a la nación suramericana para retribuir su deuda por las vacunas, todas ellas implican la construcción de reactores nucleares, un proyecto del gobierno de Néstor Kirchner no había sido concretado.

Propusimos a la Argentina la construcción de una central grande, una segunda opción es la construcción de reactores medianos y como tercera opción una central nuclear flotante.

Dmitry Feoktistov

Alberto Fernández no ha dudado en agradecer a su homólogo Vladimir Putin, por enviarle el antídoto que aún no se aplica con la mayor eficacia en territorio argentino. En un contexto de retrasos en los pagos de la deuda externa de ese país.

El precio ínfimo que pagó el ejecutivo por la Sputnik V ha dejado carta blanca a Rusia para establecer las condiciones y los beneficios que obtendría de la instalación de plantas energéticas radiactivas, así como el tiempo que apunta a largo plazo.

La carrera energética

Rosatom es la empresa estatal que fundó el propio Putin en 2007, la cual lleva a cabo una avanzada por instalar alrededor del mundo, numerosos complejos que lo ubiquen en una posición privilegiada dentro de la industria.

En una voraz carrera con China por la supremacía energética, ambas potencias buscan en países de la periferia que están empobrecidos, recursos y territorios que les permita aumentar su influencia en el planeta. En la última cumbre del G7 las super potencias trataron esto como un tema eje de las conversaciones.

Otras Noticias