JONNA MENDEZ

Jonna Mendez y su impresionante historia camuflando espías americanos

La emocionante historia de una mujer que aprendió desde odontología hasta psicología para lograr mantener con vida a muchos agentes.
domingo, 25 de abril de 2021 · 15:46

Jonna Mendez trabajó 26 años para la Agencia de Inteligencia de los Estados Unidos (CIA) y nunca imaginó que este iba a ser su empleo más fascinante y favorito. 

Según narra la BBC Mundo, todo empezó cuando su prometido le reveló días antes de casarse que en realidad formaba parte de la CIA, pero Jonna Mendez no le dio mucha importancia ya que no sabía mucho del tema. 

Su camino en la CIA comenzó cuando su esposo le reveló que formaba parte de este ente gubernamental

Al poco tiempo también empezó a formar parte de este departamento gubernamental de Estados Unidos en el área administrativa, pero luego, durante la Guerra Fría, decidió dar un paso y desempeñarse como Directora de Disfraces para camuflar a los espías americanos. 

Conocida como "la esposa de la CIA", Jonna Mendez contó su experiencia acerca de cómo aprendió a realizar monturas dentales, cambiar la forma de caminar de los espías y enseñarles a ser otra persona las 24 horas del día, ya que "un disfraz no es solamente una peluca y un bigote". 

Desde muy temprano la trabajadora de la CIA tuvo que aprender técnicas que solamente un odontólogo con años de experiencia podría ejecutar o, por ejemplo, idear maneras de cambiar aspectos físicos y lograr así que no fueran descubiertos

Su cargo en la CIA como directora de disfraces le permitió viajar y conocer prácticamente el mundo entero

Además, contó que muchas veces recurrió a ponerle piedras en los zapatos para cambiar su postura o su forma de caminar. También colocar vendas alrededor del cuerpo o en las rodillas era una de las técnicas más utilizadas. 

Y así fue como esto la llevó a convertirse en una de las mejores trabajadoras de esta organización que, incluso, le permitió viajar por todo el mundo y ampliar sus conocimientos. 

Para Mendez, la psicología también era un punto importante en la preparación de los agentes, ya que había que aplicar un extenso procedimiento con los infiltrados para que no se "relajaran" en el nuevo papel que les tocaba interpretar

Una de sus técnicas más utilizadas para cambiar la postura de los infiltrados era colocar piedras en sus zapatos

Y el peso que tenía a sus espaldas tampoco era cosa fácil. En la época de la Guerra Fría si un agente secreto era descubierto podría hasta perder la vida en manos de los rusos, razón por la cual Jonna tenía que realizar un trabajo 100% impecable. 

A pesar del peso que conllevaba, casi dos décadas después de retirarse, aún admite que ha sido el mejor trabajo de su vida y que si le dieran la oportunidad de regresar el tiempo, aún seguiría eligiéndolo.