Julian Assange

Julian Assange muestra signos físicos de la "pesadilla" que vive en su proceso judicial

Estados Unidos asegura que puede ofrecer condiciones más favorables.
jueves, 28 de octubre de 2021 · 13:34

Los activistas que defienden la causa de Julian Assange ahora ven con preocupación cómo el programador se encuentra visiblemente demacrado luego de aparecer este miércoles en la audiencia de extradición, en la que solo pudo mantenerse lúcido por una hora.

Mientras tanto, en las afueras Tribunal Superior de Londres, un grupo de manifestantes exigían el fin de la "pesadilla" que vive el periodista, que podría ser extraditado a Estados Unidos en un nuevo intento judicial luego de una primera negación de Gran Bretaña.

Preocupante aspecto de Assange

La prometida de Julian Assange, Stella Moris, dijo a sus partidarios que era "insoportable" escuchar a los representantes de Estados Unidos despedazarlo. Los abogados habían pedido permiso para que el australiano de 50 años no asistiera a través del enlace de video debido a su mala salud.

Espero que los tribunales pongan fin a esta pesadilla, que Julian pueda volver a casa pronto y que prevalezcan los sabios.

Stella Moris

Después de una hora, el fundador de Wikileaks apareció ante la cámara, con corbata y camisa blanca desabrochada, y parecía distraído y más delgado. Pareció indicar que no podía escuchar los procedimientos y solicitó retirarse una hora más tarde.

La audiencia surge de la desestimación de la solicitud del gobierno de Estados Unidos dictada en enero para extraditar a Assange, la cual fue comunicada por la jueza de distrito Vanessa Baraitser.

Ofensiva judicial de Estados Unidos

James Lewis QC, en representación del gobierno de Estados Unidos, dijo en la última audiencia que, desde el fallo del juez Baraitser, Washington había ofrecido garantías significativas con respecto al tratamiento de Assange para enfrentar la justicia estadounidense.

Se comprometió a que el fundador de Wikileaks no estuviera sujeto a medidas administrativas especiales, diseñadas para mantener a los delincuentes más graves en régimen de aislamiento, con un acceso muy limitado a familiares o abogados, y que, si lo declaraban culpable, lo enviarían a su país natal.

Otras Noticias