Mar Muerto

"La venganza de la naturaleza": retroceso del mar Muerto revela nuevos misterios

Otra irreparable huella del hombre.
miércoles, 27 de octubre de 2021 · 19:13

Israel lucha contra las consecuencias de la disminución del mar Muerto. En los últimos días, ha decidido renunciar a una deuda de unos 20 millones de dólares que contrajo Dead Sea Works por el agua que extrajo allí para su fábrica de potasa.

Los informes sobre esta decisión no especifican por qué una empresa comercial enormemente rentable dejaría de pagar luego de amasar una fortuna mediante la utilización de un recurso finito.

Sumideros en el mar Muerto

Parece que el Ministerio de Justicia temía perder una batalla judicial si Dead Sea Works, propiedad de ICL Group (Israel Chemicals), a su vez parte de la multimillonaria Corporación Israel controlada por Ofer Brothers, optara por impugnar la decisión de la Autoridad del Agua. 

Las orillas del mar Muerto retroceden implacablemente y, a medida que desaparece el agua, comienzan a aparecer sumideros. Su superficie actual es de unos 600 kilómetros cuadrados: para hacer una comparación, en 1930, tenía más de 1.000 kilómetros cuadrados.

Los cráteres que han emergido en el mar Muerto, producto de la extracción de agua, pueden superar los 10 metros de profundidad, los cuales puede observarse en mayor proporción en los baños termales de Ein Gedi.

Al norte de esta zona, lo que antes era un poderoso complejo turístico se ha convertido en un pueblo fantasma, donde también pueden observarse estos agujeros, que han sido reportados por el Instituto Geológico de Israel.

Retroceso del mar Muerto

Tanto Israel como Jordania han desviado las aguas del río Jordán para la agricultura y el agua potable, mientras que las  empresas químicas han extraído minerales, diezmando año tras año la envergadura del mar Muerto.

A estas políticas se le suma el problema del cambio climático, el cual acelera aún más la evaporación, según estudios de algunos especialistas. En Sodoma, al suroeste del mar Muerto, la temperatura más alta del país en más de 70 años se registró en julio de 2019, con 49,9 grados Celsius.

Otras Noticias