Afganistán

El hambre obliga a las familias a vender a sus hijas para el matrimonio en Afganistán

La práctica ha aumentado en el país árabe.
martes, 26 de octubre de 2021 · 20:48

La prensa europea sigue encontrando testimonios de la precaria situación en Afganistán, y recientemente se han conocido historias de familias que, empujadas por el hambre, han ofrecido a sus hijas a hombres mayores para que las hagan sus esposas.

Una pareja vendió a sus dos hijas pequeñas en matrimonio para sobrevivir a la sequía que azota su región. Faristeh, de seis años, y Shokriya, de 18 meses, se sientan a su lado en un refugio de adobe y lona para personas desplazadas.

Salida a una crisis de hambre

La mayor fue cambiada por un precio de novia de 3.350 dólares y la menor por 2.800, que se pagarán en cuotas durante varios años hasta que llegue el momento de unirse a sus nuevas familias, sus futuros esposos aún menores de edad.

Mi esposo dijo que si no regalamos a nuestras hijas, todos moriremos porque no tenemos nada para comer... Me siento mal regalando a mis hijas por dinero.

El matrimonio infantil se ha practicado en Afganistán durante siglos, pero la guerra y la pobreza relacionada con el cambio climático han llevado a muchas familias a recurrir a acuerdos cada vez más tempranos en la vida de las pequeñas.

Malas condiciones en Afganistán

El Programa Mundial de Alimentos informó el lunes que más de la mitad de la población de Afganistán, alrededor de 22.8 millones de personas, se enfrentará a una inseguridad alimentaria aguda a partir de noviembre.

Los líderes de las aldeas y los campamentos de personas desplazadas dicen que el número de niñas que se comprometieron en matrimonio comenzó a subir durante la hambruna de 2018 y aumentó mucho más este año, cuando las lluvias cesaron.

Más casos de venta de niñas

La vecina de 25 años de Fahima en el campamento, Sabehreh, se endeudó en una tienda de comestibles para alimentar a su familia, y el dueño del negocio advirtió que serían encarcelados si no podían pagarle. La familia acordó entonces que su hija de tres años, Zakereh, estaría comprometida con el heredero de cuatro años del tendero, Zabiuallah.

El gobernador interino de los talibanes para la provincia de Badghis, Maulvi Abdul Sattar, dijo que los matrimonios infantiles se deben a problemas económicos, no a ninguna regla impuesta por el emirato islámico. No obstante, en los campamentos fuera de Badghis, afectados por la sequía, esta práctica también está creciendo.

Otras Noticias