Ciencia

La ciencia logra trasplantar un riñón de cerdo a una persona y funciona con normalidad

Una nueva era en la donación de órganos se acerca.
miércoles, 20 de octubre de 2021 · 21:44

Los cirujanos de un hospital de la ciudad de Nueva York han conectado con éxito el riñón de un cerdo a una persona cuyo sistema inmunológico no rechazó inmediatamente el órgano: un procedimiento innovador para la ciencia que algún día puede llevar al uso de animales en trasplantes que salven vidas.

La receptora era una mujer con muerte cerebral que recibió el riñón de un cerdo, cuyos genes habían sido alterados, por lo que sus tejidos ya no albergaban una molécula conocida por desencadenar un rechazo casi inmediato.

Equipo del hospital Langone

La familia de la paciente, la cual mostraba signos de disfunción renal, aceptó el experimento antes de que le retiraran el soporte vital. El Dr. Robert Montgomery, quien dirigió el estudio, dijo que los resultados de las pruebas de la función del riñón "parecían bastante normales".

El nivel anormal de creatinina del paciente, que indica una función renal deficiente, volvió a la normalidad después del trasplante, y no hubo signos del rechazo rápido y fuerte, algo que se observa cuando se trasplantan riñones de cerdo sin modificar en primates.

Transplante exitoso

En Estados Unidos, más de 100 mil personas están esperando trasplantes de órganos, entre los cuales 90 mil son de riñones. Los tiempos de espera promedian de 3 a 5 años. Durante décadas, la ciencia ha estado trabajando en el uso de órganos de animales para trasplantes a humanos.

Los cerdos genéticamente alterados, denominados GalSafe, fueron desarrollados por la subsidiaria Revivicor de United Therapeutics, que crearon animales que carecen de un gen que produce alfa-gal, el azúcar que provoca un ataque inmediato al sistema inmunológico humano.

Cerdos genéticamente modificados

En diciembre, la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) aprobó la alteración genética en los cerdos como segura para el consumo humano de alimentos y medicamentos.

Este experimento en la Universidad de Nueva York debería abrir el camino para los ensayos en pacientes con enfermedad renal en etapa terminal, posiblemente dentro de un año o dos. Los participantes probablemente serían personas con pocas probabilidades de recibir un riñón humano y con un mal pronóstico en diálisis.  

Otras Noticias