Biden

Estantes vacíos antes de Navidad empujan a Biden a abordar el problema de las cadenas de suministro

Las empresas temen pérdidas.
viernes, 15 de octubre de 2021 · 17:10

Muchos estadounidenses ya notaron que el almacén de su esquina tiene algunas góndolas vacías o que son ingresados a una larga lista de espera cuando buscan adquirir un mueble o un par de zapatos deportivos y, ante la incredulidad de lo que pasa en la economía más grande del mundo, todos giran su mirada al presidente Biden.

Las interrupciones en las cadenas de suministro globales, que han surgido de la crisis del coronavirus, han llevado a muchos países, incluso a las principales potencias, a escasez generalizada de bienes de consumo, lo que se hace cada vez más evidente.

Joe Biden

Biden ordenó una serie de medidas para tratar que los puertos se vuelvan más eficientes, en las que se incluyen horarios corridos día y noche para procesar una gran cantidad de contenedores que se han acumulado en las terminales portuarias.

Al principio, el acaparamiento de algunos debido al pánico y los problemas en industrias particulares, como los semiconductores, afectaron la existencia de productos muy específicos, como el papel higiénico y el nuevo Playstation 5.

Navidades 2021

Ahora, cuando se acerca el final del 2021, el problema se ha vuelto mucho más complejo, y un grupo de minoristas dice que se han quedado casi sin nada, mientras la gran máquina de la logística internacional que los surte se encuentra atascada.

La crisis de las cadenas de suministro se ha convertido en una fuente creciente de ansiedad política para la Casa Blanca, por lo que Biden anunció que había llegado a un acuerdo para mantener el Puerto de Los Ángeles operando las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

Puerto de Long Beach

El puerto de Long Beach en los muelles de Los Ángeles ayuda a procesar el 40 % de los contenedores de envío que llegan a los Estados Unidos, donde un número récord de barcos se han quedado varados fuera del puerto en los últimos meses debido a que el flujo de mercancías ha sobrepasado su capacidad de descarga.

Todo esto también representa una amenaza genuina para las empresas que pueden perder ventas si no pueden abastecer sus estantes antes de Navidad.

Otras Noticias