CAPITAN

Boris Prokoshev es el capitán del barco que llevó el nitrato de amonio a Beirut

El químico llegó al puerto de Beirut en el 2013 en un misterioso barco.
viernes, 7 de agosto de 2020 · 14:59

El capitán ruso Boris Prokoshev se enteró este miércoles vía correo electrónico que en el barco que había tripulado en el 2013 y que ancló en el puerto de Beirut llevaba el nitrato de amonio que estalló esta semana en la capital libanesa y que ya deja más de 150 personas sin vida y más de 5 mil heridos.

Desde su pueblo de Verkhnee Buu a unos 1.300 Kms al sur de Moscú, Rusia, el capitán del barco se mostró extrañado y dijo que “no entendía nada”. Boris tiene ahora 70 años y es un capitán de cargas retirado.

Barco Rhosus

 

“Abrí mi buzón de entrada y vi una carta sobre el Rhosus; pensé que tal vez me estaban enviando dinero, mi salario”, comentó Boris Prokoshev, capitán del barco.

El capitán retirado dijo que se enteró de las explosiones en Beirut, por medio de un mensaje en su correo electrónico con el asunto “MV Rhosus”, que le un periodista a quien le había concretado un viaje en el pasado que no le pagaron y pensó esa notificación era para concretar su pago adeudado.

Boris Prokoshe (derecha)  en el contratista Boris Musinchak

Prokoshev dijo que había unido al barco como capitán en el 2013 y resaltó que, para ese momento, la anterior tripulación había renunciado a seguir trabajando en él debido a la falta de pago de los salarios.

El nitrato de amonio tenía orden de entrega para la Fábrica de Explosivos de Moçambique, esta empresa pertenece, en su mayoría, a la compañía portuguesa de explosivos Moura Silva e Filhos.

Explosión en Beirut

El barco que navegaba el capitán ruso, había hecho una parada en el puerto de Beirut para cargar piezas de maquinaria pesada que le permitiera a la tripulación generar mayores ingresos. Esta “carga extra” piezas, hizo que el Rhosus se sobrecargara y la tripulación se negó a continuar el viaje.

Debido a eso, el barco fue confiscado por las autoridades lo cuales de Beirut por el no pago de los aranceles portuarios y jamás desancló del puerto. Hoy, siete años después, el puerto de la capital libanesa lamenta las víctimas fatales que dejaron las explosiones e inicia un proceso remoción de escombros.

Otras Noticias