ALEKSÉI NAVALNY

Principal rival de Vladimir Putin está en coma por posible envenenamiento

El dirigente y político ruso Alekséi Navalny fue hospitalizado de urgencia en la ciudad de Omsk.
jueves, 20 de agosto de 2020 · 11:43

El político ruso Alekséi Navalny se encuentra desde ayer en coma, con respirador artificial en una unidad de cuidados intensivos, en la ciudad de Omsk, Rusia.  Según su portavoz, el máximo oponente del presidente Vladimir Putin, podría haber sido envenenado.

Alekséi​​​​​​​ Navalny se encontraba en pleno vuelo desde Siberia con destino Moscú, Rusia, en el aire, el político se empezó a sentir mal, por lo que el avión debió aterrizar de emergencia en la ciudad rusa de Omsk. Su vocera Kira Yarmysh dijo por medio de sus redes sociales que Navalny se encuentra en “coma” y su estado de salud es “grave”.

Alekséi Navalny,opositor a Vladimir Putin

Alekséi​​​​​​​ tiene un envenenamiento tóxico”, declaró Yarmysh, y agregó que está “en cuidados intensivos”.

Según relató su vocera, Alekséi​​​​​​​​​​​​​​ Navalny empezó a sudar y le pidió que le hablara “para poder concentrarse en el sonido de su voz, seguido de eso, Navalny fue al baño donde finalmente perdió la conciencia.

Alekséi Navalny, político ruso

“Creemos que Alekséi fue envenenado con algo mezclado en su té. Eso fue lo único que bebió en la mañana”, declaró Kira Yarmysh.

Yarmysh dijo que el parte médico sostiene que el veneno fue ingerido de forma rápida por medio de una “bebida caliente.

Nanalny está en cuidados intensivos

El  personal médico de Alekséi Navalny y su familia están tratando de llevar al dirigente político a una clínica de Europa Central, posiblemente sea en Hannover, Alemania, o Estrasburgo, Francia. Ahora sólo restan que el hospital de Omsk libere a Navalny para poder ser trasladado. El médico de la familia asegura que en Omsk no hay suficientes especialistas que puedan atender el avenamiento que sufrió Navalny.   

Alekséi Navalny es un abogado de 44 años, principal opositor de Vladimir Putin. Es conocido por sus ataques directos al presidente ruso Putin y propagandas anticorrupción. Ya en el 2017, Navalny había sufrido quemaduras químicas en un ojo, producto de un ataque a manos de individuos desconocidos. Ante los nuevos ataques, el Kremlin publicó que le desea una “pronta recuperación”.