GOBIERNO LIBANO

El Líbano en crisis socioeconómica y sin gobierno

Manifestantes en Beirut empezaron las protestas desde el sábado 8 de agosto.
martes, 11 de agosto de 2020 · 09:40

El Gobierno libanés renunció ayer lunes obligado por las protestas de manifestantes en la ciudad de Beirut, epicentro de las dos explosiones que azotaron la capital libanesa esta semana. Tras el inicio de los reclamos por parte de los ciudadanos que pedían “venganza” y la “caída del régimen”, el Líbano hoy amaneció sin gobierno.

Según los manifestantes, su Gobierno es el culpable de los dos estallidos de las explosiones en el puerto de Beirut, que provocaron la pérdida de la vida de más de 160 personas, una cifra de 6 mil heridos y una ciudad sin comida, luego de que su puerto quedara destruido y con las reservas de granos expresadas bajo cenizas y escombros por las calles.

Renuncia el primer ministro Hassan Diab

Este fin de semana, luego de ocurridas las protestas en Beirut, cinco de los 30 ministros del Gobierno libanés, encabezado por su primer ministro, Hassan B. Diab, presentaron su carta de renuncia. Otros de los ministros en hacer lo mismo son: ministerio de información, Manal Abdel Samad; Medio Ambiente, Demianos Qattar; Defensa; Zeina Adra; Justicia, Marie Claude Najm, y Finanzas; Ghazi Wazni.

En el caso del Parlamento libanés, 10 de los 128 diputados también renunciaron. Se espera la ayuda e intervención de más de 150 países para dar apoyo económico al Líbano.

Protestas en Beirut

El Gobierno libanés y todo su gabinete político es acusado de ser “incapaz” y de ser “corrupto”, luego de que no dieran respuestas claras y oportunas ante las explosiones que detonaron casi tres toneladas de nitrato de amonio. Estallidos que dejaron más de 300 mil casas destruidas, más de 160 personas sin vida, y alrededor de 6 mil heridos y cientos de desaparecidos.

“Descubrí que la corrupción institucional era más fuerte que el Estado”, expresó Diab, tras su salida.

Manifestantes en Beirut

Hassan B. Diab había asumido como primer ministro desde el 21 de enero del 2020, su antecesor, Saad Hariri, también cayó por protestas en octubre del 2019. Diab representaba para el pueblo libanés una nueva esperanza dado que era “independiente”, trabajaba como profesor de la Universidad Americana de Beirut y había sido ministro de Educación y hasta el momento, no había sido señalado antes de ser corrupto.

El panorama en el Líbano cada vez es más incierto, una moneda recientemente devaluada, un puerto destruido, (más del 85% de los alimentos son importados), una Beirut en medio de escombros, una sociedad dolida por la muerte de sus co-ciudadanos y ahora un gobierno debilitado y con la presión de miles de manifestantes que piden respuestas y soluciones ante la crisis que sus gobernantes no han podido dar.

Otras Noticias