ENTREVISTA CON MINUTO COLOMBIA

"Nunca pasó por mi mente ser actor": el presente de Orián Suárez a 5 años de "La esclava blanca"

El actor cubano recordó los primeros pasos de su carrera artística, reflexionó sobre el éxito que tuvo la telenovela de Caracol Televisión, los desafíos que atravesó por la pandemia, y mucho más.
viernes, 23 de julio de 2021 · 11:00

Miguel fue un desafío enorme para el cubano Orián Suárez, quien ya contaba con experiencia actoral en programas y películas muy importantes de su país, pero nunca había salido de la isla para trabajar en una producción de una cadena televisiva como Caracol.

“La esclava blanca” fue la primera telenovela que protagonizó en Colombia hace ya cinco años. Trabajó a la par de figuras de mucho peso, como Nerea Camacho, Modesto Lacen, Miguel de Miguel o Norma Martínez, todos ellos provenientes de distintos países y con años de trayectoria. Sin dudas, ese personaje fue un antes y un después en su carrera, y también lo fue para cientos de miles de televidentes que al día de hoy lo recuerdan con un cariño inconmensurable.

La historia del romance entre Miguel y Victoria en "La esclava blanca" fue celebrado por millones de televidentes. 

“La historia es muy bonita, es muy apasionante. Creo que muchas personas se sienten identificadas por el tema del racismo y demás. Aman a Miguel por la causa negra, por esa tenacidad y terquedad, y por su amor por Victoria. Creo que fue una producción que fue tocada por la varita del éxito”, aseguró el intérprete en diálogo con Minuto Colombia.

Desde aquella experiencia, Orián se quedó en Colombia, atraído por las posibilidades laborales que se abrían con mayor facilidad y su amor por esta tierra que lo recibió con los brazos abiertos de par en par.

Actualmente el actor goza de una gran popularidad en las redes sociales, sobre todo en su cuenta oficial de Instagram, donde se mantiene más activo.

En una entrevista exclusiva con este medio, el artista de 34 años dialogó sobre su trayectoria, su vida a la par de la actuación, su presente atravesado por la desafiante pandemia del Covid-19, y los proyectos que tiene por delante.

Fuente: Minuto Colombia.

¿Qué imagen viene a tu mente cuando recuerdas tu infancia?

“Soy de La Habana, Cuba. Mi infancia la pasé prácticamente en un internado de deporte. Por mi mente nunca se me pasó esta carrera artística. Ni siquiera en mi familia tengo personas allegadas al espectáculo. De niño me la pasé en una escuela de fútbol, soy amante del fútbol, fanático por decirlo de una manera más concreta. Esa es mi raíz, ahí me formé, estudié e hice casi toda mi etapa de adolescente. Hasta que la actuación llega a mí”.

¿Qué soñabas ser de adulto cuando eras chico?

“Al edificio donde vivía se le llamaba el de “Los pilotos”, porque allí vivían muchos pilotos. Cuando de chico me preguntaban qué quería ser de grande, yo respondía que quería ser piloto. Mientras nosotros jugábamos en los bajos del edificio, llegaban los carros a recoger a los pilotos, y veíamos todo ese tráfico de personas entrando y saliendo vestidos con sus uniformes, muy elegantes. Uno cuando ve eso de niño tiene a eso como referencia”.

El cubano comparte recuerdos de las escenas y entretelones de "La esclava blanca" en su cuenta de Instagram.

¿Cuándo te picó “el bicho” y decidiste ser actor?

Nunca tuve ese bicho. Aunque en la escuela nos hacían participar de las actividades y me gustaba, no sabía que tenía esa inclinación hacia el arte. Fue un momento de mi vida donde estaba deprimido, y me uní a un grupo de amigos que tocaban música. Empezamos a participar en varios festivales musicales, y en uno de ellos nos hacen la recomendación de que teníamos que tener proyección escénica. Mi madre me anota a una academia de teatro para que nos enseñaran. El único que fue fui yo. Cuando hago la prueba, el profesor no sabía quién era yo. Me dice ‘usted no es músico ni futbolista, usted es actor’. En mi ignorancia yo pensaba: ‘yo, actor, jamás’. Pero con el tiempo me di cuenta quién era Humberto Rodríguez, y que esa escuela era formadora de actores en Cuba. Y nunca se equivocó”.

¿Fue el destino entonces?

“Literalmente, fui elegido por el destino para esta profesión”.

¿Qué papel te resultó más desafiante en tus inicios?

“Fue para una película que me marcó mucho, porque era recién salido de la academia. Además, me tocó hacer mi primer protagónico en el cine cubano, que eso es como lo más grande que pueda haber en la vida. No solo por ser de cine, sino por ser de cine musical: “Irremediablemente juntos” se llamaba, del director Jorge Luis Sánchez. Fue una película que me exigió al 110 por ciento. A raíz de eso empezaron a llegar más cosas, más cine, más televisión, hasta que llegó ‘la Esclava’”.

¿Qué te pasó por el cuerpo cuando llegaste a Colombia para protagonizar “La esclava blanca”?

“De no creer. Uno nunca cree cuando las cosas así le pasan a uno. Ni siquiera en el momento en el que las está viviendo. Uno se da cuenta cuando termina el proyecto o las cosas que está haciendo. Se hace como una recapitulación y se piensa ‘esto es verdad, de verdad me pasó’. Creo que fue así, fue muy loco porque me llama para una serie colombiana, yo no sabía ni el nombre. A la semana me llaman, que había quedado preseleccionado, que me iban a enviar material de casting por correo para entonces grabarlo y enviarlo. En Cuba el tema de Internet era bastante complicado, había que hacer muchos malabares para el casting, y en mi familia nadie podía ayudarme. Era muy complicado, hasta que Juliana Barrera, la productora, y Liliana Bocanera deciden ir a Cuba a hacerme el casting personalmente. Y ya lo demás es historia”.

La novela, que se emitió por primera vez en el 2016, tuvo una buena acogida inicial por parte de varios medios de comunicación nacionales.

Desde entonces, te quedaste…

“En ese momento me quedé, porque después por supuesto salieron muchas más ofertas laborales, publicidades, campañas de marketing, y uno empieza a hacer como el análisis y a ver la realidad más allá de Cuba tanto en lo profesional como en lo personal, y yo en Cuba di lo que tenía que dar, ya había protagonizado películas, había hecho televisión, algo de teatro. Creo que es el momento como de dar un paso más adelante y progresar personalmente y profesionalmente y qué mejor que Colombia, un país que en el mundo de las telenovelas es muy reconocido y puede ir creciendo un poco más”.

¿Seguís en contacto con el elenco?

“Sí, claro, con Paola, con Nerea… con Nere no me escribo mucho porque uno por supuesto se distancia, por cosas, no por nada malo. Pero en el día de su cumpleaños dejo un saludito, cada tanto ella me escribe. Con varios de los actores tenemos también ese acercamiento. Cuando Nerea ha tenido la oportunidad de venir aquí a Colombia nos hemos reunido y hemos hecho un plancito bien chévere de amigos. Me encantaría compartir con ellos sets de nuevo porque son muy sanos, muy buenos actores”.

¿Cómo atravesaste la pandemia a nivel emocional y laboral?

“Yo creo que la pandemia afectó mucho. Tenía muchos proyectos, una película ya negociada. Tenía una serie. Venía de varias temporadas de una obra de teatro muy exitosa. Ya empezábamos con las giras nacionales y todo se cortó de la noche a la mañana, era como despertarse de un sueño, y pensábamos ‘¿y ahora qué?’, todo se quedaba en el aire. Pero bueno, hago mucho ejercicio, yo creo que el ejercicio me ayudó a tener esa paz mental y a que todo fluya”.

Suárez es dueño de un físico escultural fruto de sus juiciosas rutinas de entrenamiento.

¿Te gustaría hacer otra cosa además de la actuación?

No me hallo sin la actuación, ya son más de 10 años entregado cuerpo y alma a esta profesión, y si no hubiese sido actor hubiese sido futbolista. Espero seguir por el camino del arte, espero algún día poder dirigir mis propios proyectos, es algo que tengo como meta y proyecto a dar”.

¿Cómo sigue tu carrera de aquí en más?

“Seguiré estudiando. Estábamos haciendo una novela que se empezaba a grabar. Pero ahora a esperar a que lleguen las llamadas de los castings y que lleguen las siguientes producciones”.

Otras Noticias