LUISA FERNANDA W

El consentido: Luisa Fernanda W chicaneó el espectacular espacio de juego de Máximo

Tiene de todo.
domingo, 9 de enero de 2022 · 20:21

La creadora de contenidos digitales Luisa Fernanda W y el cantante Pipe Bueno decidieron hace algunos meses trasladar su vida a Bogotá. Desde allí les resulta más cómodo cumplir con sus compromisos laborales, según explicaron en las redes sociales. 

Si bien los famosos hicieron el trasteo en diciembre del 2021, hasta el momento la reconocida influencer paisa no ha realizado un recorrido para mostrar los espacios de su nuevo hogar, la decoración que seleccionaron para cada ambiente y la distribución de la propiedad. 

Luisa en su nueva casa.

Seguramente en breve Luisa Fernanda cumpla con lo prometido y grabe un video para que sus admiradores puedan conocer un poco más acerca de su estilo de vida, pero mientras tanto ya ha revelado cómo son algunas de las habitaciones de su casa. 

Por ejemplo, hace algunas horas, la celebridad alardeó por medio de sus historias en Instagram detalles del espectacular espacio de juego que ella y Pipe habrían acondicionado para su hijo, Máximo.

Como se puede apreciar en la imagen, que Luisa montó para mostrar que debe enseñarle al niño a ordenar sus juguetes después de utilizarlos, se ve que la iluminación natural es una de las grandes claves del lugar. 

El piso de goma se presenta en la postal como otro de los elementos fundamentales del diseño del ambiente pues, si tenemos en cuenta que el hijo de los artistas tiene solo un año, es lógico que hayan decidido instalar una superficie blanda para evitar fuertes golpes. 

Además, Máximo tiene entre sus juguetes un pelotero repleto de colores, un caballo a baterías, un triciclo, una mesa con pequeños juguetes, un andador didáctico, múltiples piezas que fomentan su motricidad y hasta un túnel de actividad. 

Conjuntamente, como se aprecia en el reflejo de la ventana, el hijo de Luisa Fernanda y Bueno también es dueño de una cama elástica que está ubicada en el jardín de la propiedad. Este divertido saltarín puede costar entre medio millón y dos millones de pesos colombianos, dependiendo el tamaño. 

Otras Noticias