J BALVIN

No la tuvo fácil: J Balvin contó la traumática experiencia que le tocó vivir cuando era adolescente

Fue cuando llegó por primera vez a Estados Unidos.
martes, 31 de agosto de 2021 · 12:40

J Balvin es uno de los artistas más influyentes de la actualidad, sin embargo, su vida no siempre ha sido tan sencilla como algunos creen que ahora lo es. Para llegar a donde está, son muchas las cosas que ha tenido que pasar.

En meses pasados, el padre del cantante hizo uso de Instagram para mostrar con orgullo una foto de la época en la que su hijo ejerció un oficio que, con mucho esfuerzo, le permitió salir adelante.

Empezó pintando casas en Miami y casi toda la pintura se quedaba en la cara, con el pintor urbano de brocha gorda. Todo mundo ve la gloria pero no conocen la historia.

Ahora, circula por las redes una entrevista en la que el intérprete de “Arcoíris” recordó lo que fueron sus inicios en la industria musical, no sin antes hablar sobre una traumática experiencia que vivió cuando era adolescente.

Con tan solo 17 años, cuando se fue de intercambio a Oklahoma, J Balvin se convirtió en el cautivo de la dueña de la casa donde se hospedaba, quien también era la directora del colegio al que asistía.

Yo siento que lo que hubo ahí fue un cariño descontrolado de una madre a un hijo. Yo creo que ella sintió un cariño muy especial y ella dijo: este hijo no se me va de acá.

Aunque el nacido en Medellín aparentemente no le guarda rencor a la mujer, reconoce que durante ese tiempo cayó “en una tristeza muy grande”, pues ella le había cortado todo tipo de comunicación con su familia.

Fue por esta razón que tomó la determinación de irse de la casa, pero no contaba con un pequeño detalle: sus documentos de identificación no se encontraban a mano. Así fue como se dio cuenta que viviendo una especie de secuestro.

Fui a buscar el pasaporte para escaparme y no estaba, lo busqué, lo busqué y no estaba, cuando me di cuenta la confronté y me dijo: “Yo lo tengo”, y no me lo dio. Yo dije “esto es un secuestro” y así estuve por un mes y medio.

Un amigo que vivía en la ciudad le prestó la ayuda necesaria para que J Balvin pudiera irse de allí y finalmente tomó la decisión de viajar hasta Nueva York, donde no solo logró enamorarse del estilo de vida de la ciudad sino que se puso como meta convertirse en artista, algo que no logró sin antes pintar casas y pasear perros. ¡Qué gran ejemplo!

Otras Noticias