CAROLINA CRUZ

“Lo extrañaba mucho”: Carolina Cruz hizo catarsis y demostró que está en su mejor momento

La presentadora de televisión no dudó en compartir este instante especial con su gente.
viernes, 27 de agosto de 2021 · 21:35

La famosa presentadora y empresaria colombiana Carolina Cruz se instaló en el último tiempo en el foco mediático debido a una serie de rumores que circularon de una presunta crisis que viviría con su pareja, Lincoln Palomeque. Sin embargo, la conductora regresó a su trabajo en Caracol Televisión hace poco tiempo, pero lo hizo con toda la buena energía.

Cabe remarcar que en el programa “Día a día”, la presentadora siempre cautiva a sus seguidores no solo con su carisma y buena onda, sino además con algunas ocurrencias como bailes y destrezas que realiza durante el matutino.

Sumado a esto, Carolina se mantiene siempre presente en sus redes sociales, donde comparte detalles de su vida privada y algunos proyectos profesionales. Como ocurrió en las últimas horas cuando la conductora publicó un video en su cuenta de Instagram donde retomó su actividad física. En este escribió:

Dos días sin entrenar y lo extrañaba mucho, no es el cuerpo, es la catarsis que hago, es el único momento del día donde tengo la mente en blanco, donde para y deja de revolucionarme.

Cabe mencionar que hace unos días la presentadora colombiana confesó detalles de las terapias a las que su hijo Salvador se debe someter debido a que nació con tortícolis gestacional. A través de sus historias de Instagram la modelo dio a conocer datos de esta mala postura de su bebé.

Según informó la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria, la tortícolis gestacional se produce por “una mala postura del bebé dentro del útero de la madre o por un parto difícil. El bebé con tortícolis suele tener la cabeza inclinada hacia un lado y la barbilla girada hacia el otro lado”. Aunque no es nada grave, la conductora aseguró que es un proceso difícil de sobrellevar.

El pequeño Salvador nació prematuro, con 35 semanas. 

Salvador en su segunda terapia. 45 minutos de llanto y esfuerzo diario, mi corazón arrugado, pero como le digo a él todos los días, ‘lo mejor de todo esto es que no te vas a acordar de nada, nosotras somos las que más sufrimos en el proceso’.