TEÓFILO GUTIÉRREZ

Hambre y pobreza: la realidad marginal de Teófilo Gutiérrez de la cual salió gracias al fútbol

El exdelantero del Junior de Barranquilla y unos inicios que explican por qué lo dejó todo en cada jugada.
lunes, 5 de julio de 2021 · 19:13

Teófilo Gutiérrez es una de las figuras futbolísticas más comentadas de la semana en los portales de noticias deportivas a raíz de su repentina salida del Junior de Barranquilla y los posteriores actos de vandalismo perpetuados por la hinchada de “Los Kuervos”, enfadados por esa decisión.

No es sorpresa que el retiro del delantero cause tanta conmoción entre sus admiradores, dado que, con sus logros en el club, su pasión por la redonda y su historia de vida tan emotiva, logró cosechar una enorme popularidad y se convirtió en uno de los más queridos de la escuadra tiburona.

Nacido en el barrio marginal de “La Chinita”, en Barranquilla, desde muy pequeño Teo creció con la idea de que solamente convirtiéndose en el mejor en el deporte que tanto lo apasionaba podría sacar a su familia de aquella complicada realidad.

Por entonces pateaba balones de segunda y andaba con la ropa vieja y rasgada todo el tiempo. Fue su padre quien, con mucho esfuerzo, logró comprarle su primera pelota para practicar fútbol como se debía.

En diálogo con Unicosta, el delantero de 36 años contó los duros momentos que atravesó su familia durante su niñez y expresó: “Si yo comienzo a decirles mis cosas nos agarramos a llorar y seguimos todo el día. Yo venía de entrenar sin comer, me bañaba y le decía a mi mamá: '¿Hay algo?', y ella llorando me decía: 'No hay nada, ahorita te consigo algo'”, recordó.

El exgoleador del Junior relató en dicha entrevista que así fue como conoció a su esposa, Yeimi Collantes, y la fantástica relación que forjó ya desde niño con su suegra: “Ella vivía al lado del colegio y a veces mi suegra me daba un poquito de comida”, contó. “Los pelados de ahora, si no hay merienda no quieren ir al colegio”, le decía la madre de su mujer.

“Yo siempre me montaba en el bus por 200 o 500 barras. Uno tiene que ser vivo, no salir a hacer otras cosas, vivo el que lucha por sus sueños, por su familia. Hacía un sacrificio para ir a entrenar. Me tocaba ir de la 17 de mi casa a la 30 caminando, llevarme mi botella de agua y esperando que se cayera un mango del palo para poder comer. Ahí debajo del palo esperaba el bus para ir a entrenar con el Barranquilla”, manifestó el exjugador de Racing y River sobre las travesías que debía realizar para poder llegar a los entrenamientos y luchar por sus sueños.

Hay muchos obstáculos en la vida, pero ser futbolista la gente lo ve fácil. Hay que aprender a amar a Dios, escuchar a los papás y a los entrenadores, respetarlos. Mi familia me enseñó todo y mi barrio me enseñó a ganarme las cosas honradamente, por eso yo en la cancha trato de esforzarme por ganar.

Controversia por la salida de Teo Gutiérrez del Junior de Barranquilla

Teófilo Gutiérrez está en boca de todos desde su repentina salida del Junior de Barranquilla tras el vencimiento de su contrato el pasado 1° de julio. La noticia, que había sido confirmada por el delantero en sus redes sociales, tomó por sorpresa a los hinchas de la escuadra rojiblanca, que no se quedaron de brazos cruzados.

Indignados, cientos de fanáticos del jugador se concentraron esta semana en las inmediaciones del edificio administrativo del club para expresar su desacuerdo con la decisión con cánticos, arengas y vandalizaciones a la propia sede con consignas que rezaban: “Teo no se va”.

La hinchada de “Los Kuervos” se hizo sentir con sus instrumentos musicales, banderas, trapos y sombrillas para buscar que las directivas del equipo y el propio futbolista reconsideraran la decisión y entablaran una nueva negociación para acordar la permanencia del goleador dentro de la escuadra tiburona, según detalló el medio Infobae.

Más allá del comunicado oficial que realizó Teófilo Gutiérrez en sus propias redes sociales para afirmar los rumores de su salida, ni el club ni el equipo se pronunciaron al respecto de este tema públicamente. Hasta el momento, perdura la versión de que el deportista se fue porque ninguna de las dos partes llegó a un acuerdo.

No obstante, en diálogo con el diario colombiano El Heraldo, Fuad Char Abdala, uno de los accionistas del club, explicó que la salida del delantero habría estado condicionada por un exceso de peso, por el cual el DT Luis Amaranto Perea consideraba que el Junior podría tener un mejor rendimiento prescindiendo del ‘29’ del equipo.

“Este es un tema que no es personal, este es un tema de una junta, de un grupo de personas y yo participo allí como uno más. El técnico seguramente estaba totalmente de acuerdo en que nosotros podríamos tener un equipo mucho más competitivo sin Teo. Teo llega en unas condiciones… termina la temporada con un peso excesivo, por encima de su peso normal”, agregó.

Otras Noticias