PASIÓN DE GAVILANES

Las terribles horas finales de Liliana Lozano Garzón, "Esperanza" en "Pasión de Gavilanes"

Falleció en manos de un grupo criminal que perseguía a su pareja, el hermano de un peligroso narcotraficante. Los detalles de los últimos momentos de vida de la actriz y modelo en la nota.
miércoles, 21 de julio de 2021 · 21:17

El recuerdo de Liliana Lozano Garzón, la intérprete de “Esperanza” en “Pasión de gavilanes”, volvió a la memoria de los televidentes de la ficción tras el anuncio de la secuela que vendrá en el futuro.

Se trata de una de las actrices de esta célebre telenovela que perdió la vida en terribles circunstancias y se volvió inolvidable en el mundo del espectáculo.

Antes de debutar como actriz, la nacida en Caquetá se había desempeñado como modelo y se coronó como la Reina del Bambuco en 1994. Posteriormente, inició su fase como presentadora de reality shows, hasta llegar por primera vez a la pantalla chica como intérprete de telenovelas.

Tras su paso por la exitosa telenovela del 2003-2004, la mediática apareció en otras producciones como “La familia Cheveroni”, “Infieles anónimos”, “Así es la vida”, “Amor de mis amores” y “Marido a sueldo”. Su última aparición fue en el 2008 en la telenovela “La dama de Troya” como Carmentea.

Pese a la enorme cantidad de pretendientes que hacían fila en puerta gracias a su despampanante belleza y su talento, los amigos y allegados de Liliana aseguraron, años más tarde, que la diva se enamoró del hombre equivocado.

Fue durante la Navidad del 2006 que la actriz conoció a un tal Daniel Felipe Santamaría Valencia, quien, con 47 años y su pinta de empresario exitoso, robó su atención y la conquistó con caprichos de todo tipo: costosos regalos, viajes a destinos paradisíacos, lujosos apartamentos en un exclusivo sector de Virrey en Bogotá y un carro de alta gama. La diva tenía 30 años cuando decidió formalizar su relación con el magnate.

No obstante, al poco tiempo, la mentira terminó cayendo por su propio peso, y Daniel Felipe le confesó que su verdadera identidad era Fabio Vargas y que era el hermano del narcotraficante Leonidas Vargas. Así todo, esto no pareció ser un problema para la artista, quien, cegada por su flechazo, decidió sostener el noviazgo.

Tres años más tarde, la relación de Liliana y Fabio llegó a su fin. Sin embargo, a comienzos del 2009, la famosa se enteró de que su cuñado Leonidas había sido asesinado por unos sicarios y decidió consolar a su expareja, a quien tanto había amado.

Dicen las versiones extraoficiales que la estrella televisiva y el empresario se alojaron en una finca en la Buitrera, al suroccidente de Cali. El 9 de enero de 2009, los secuestraron por la noche y se los llevaron a las afueras de un hotel en Pradera, Valle del Cauca.

Al día siguiente, los cuerpos sin vida de Liliana y Fabio fueron hallados con signos de tortura y violencia sexual. La pareja murió por los impactos de armas de fuego en las cabezas y en los pies. Sin dudas, el 10 de enero del 2009 marcó uno de los capítulos más oscuros de la historia de la farándula de nuestro país.

Otras Noticias