PASIÓN DE GAVILANES

La realidad supera la ficción: el tormentoso presente de Doña Hortensia en "Pasión de Gavilanes"

La actriz y los meses más difíciles de su vida.
sábado, 17 de julio de 2021 · 10:50

"Pasión de Gavilanes" es sin duda alguna uno de los programas más taquilleros de Latinoamérica, y cualquier novedad relacionada con él o sus personajes despierta el interés de sus fanáticos.

A mediados del mes de mayo se dio a conocer una noticia que causó gran impacto y preocupación entre los fieles seguidores de la telenovela, una de las actrices más recordadas se contagió de Covid.

Inés Prieto, de 66 años, tuvo que ser llevada a un centro médico para que pudieran asistirla como corresponde, debido a que su cuadro de salud se agravaba más y más. Hacia fines de ese mismo mes sus familiares comunicaron que se encontraba en una unidad de cuidados intensivos, por lo que la situación era más drástica aún.

Según expresó su hija, Anna Pavlova, en una entrevista que le brindó por ese entonces al portal "Pulzo", la intérprete de Doña Hortensia en "Pasión de Gavilanes" estaba en la UCI del Hospital San Ignacio, en Bogotá.

Así lucía Inés Prieto antes de su internación

Sus niveles de oxígeno llegaron a ser tan bajos que su supervivencia dependía de un respirador, y hasta tuvieron que intubarla. Además, la famosa integrante del elenco de la trama de amor y venganza presenta ciertas comorbilidades que hacían todo aún más complejo. Su hipertensión era algo que preocupaba tanto a su familia como a los médicos.

Tan grave era la situación de la amada esposa de Don Filemón en "Pasión de Gavilanes", que hasta la mismísima Asociación Colombiana de Actores pedía a través de sus cuentas oficiales en las redes sociales que desde el Ministerio de Salud se hicieran cargo de su atención ya que su vida corría peligro.

En las redes pedían ayuda para la actriz de "Pasión de Gavilanes"

Semanas atrás trascendió que la talentosa artista estaba ganándole la batalla al coronavirus, después de un mes difícil en que todo fueron rezos y depositar la fe en los excelentes médicos del lugar que hicieron todo lo que estaba a su alcance, obrando prácticamente un milagro. Enhorabuena.