HUERTA EN CASA

Simple y sencillo: todo lo que debes saber para crear tu propia huerta en casa

No es tan difícil como se cree.
miércoles, 2 de junio de 2021 · 10:26

A diferencia de lo que se pueda llegar a pensar, la jardinería, al igual que la repostería, es una práctica que tiene mayores pros que contras. Si no estás convencido, hoy te enseñaremos que tener un huerto en casa no solo es posible, sino también muy sencillo.

Desde la pandemia mundial que se vive hace poco más de un año, además de permitir que se refuercen los vínculos y se le dé valor a lo importante, ha hecho que muchos descubran cualidades o desarrollen habilidades que no tenían. ¡Y tú no tienes que quedarte atrás!

Si lo que te preocupa es el espacio, es necesario saber que para tener esta pequeña plantación no hace falta contar con grandes superficies y costosas herramientas, ni mucho menos una gran estancia destinada para ello. Te sorprenderá todo lo que puedes hacer incluso en el balcón de tu apartamento.

Luego de elegir en dónde sembrarás, que puede ser dentro de un envase de gaseosa cortado a lo largo o incluso el cartón ahuecado en el que vienen los huevos, siempre debe poseer agujeros al fondo para permitir el drenaje del agua. Ahora, te toca decidir cuál es el primer alimento que quieres cosechar.

Uno de los principales beneficios de las huertas en casa es que nos permiten tener seguridad, ya que no nos brindan los productos que adquirimos en el supermercado, pues realmente no conocemos la forma en la que son cultivados.

Para comenzar, tienes que tomar en cuenta que no es necesario comprar semillas ni mucho menos, con solo guardar las que le sacas a las verduras y vegetales que previamente usaste en la cocina, es más que suficiente.

Por ejemplo, las de tomates y pimentones las obtienes de los que ya hayan madurado. Tras ser lavadas y secadas cuidadosamente, se siembran entre dos y tres por orificio, luego se cubren con tierra. El riego será día de por medio y no tan abundante.

Cualquier envase es bueno para tener una huerta en casa

En el caso de tallos y bulbos, como el ajo y los diferentes tipos de cebollas, está la ventaja de que estos pueden sacar raíces al ser plantadas directamente en el suelo, con un mínimo de 2 centímetros de distancia.

Por su parte, para sumar zanahorias, puerros y lechuga a tu cosecha, lo único que debes hacer es cortar la parte superior y dejarla en agua hasta que nazca una nueva planta, que se caracteriza por tener un tallo verdoso.

En poco tiempo verás los resultados

Para las papas y el resto de los tubérculos, se deben primero evaluar los ejemplares y seleccionar aquellos que posean más “ojos” o pequeños agujeros. Tras ser almacenados en lugares oscuros y sin humedad, comenzarán a brotar, una vez en este punto solo queda plantarlas a unos 20 o 30 centímetros de profundidad.

Si aún no te convence y lo que te preocupa es que no le caigan plagas o enfermedades a tu cultivo, la solución es tan simple como preparar una mezcla entre plantas como cebolla, ajo y ají, las cuales una vez fermentadas puedes aplicar en la tierra o las hojas de tus vegetales, para evitar la aparición de insectos. ¿Qué esperas para intentarlo?

Otras Noticias