LUISA FERNANDA W

Qué dirá Pipe: la polémica decisión que habría tomado Luisa Fernanda W sobre su hijo Máximo

Este el "Baby Led Weaning" que la influencer ha estado practicando con el bebé.
martes, 18 de mayo de 2021 · 19:59

Al comienzo de su embarazo, muchos creían que Luisa Fernanda W abandonaría la vida glamurosa que llevaba desde hace años para convertirse en una madre tradicional avocada a las tareas domésticas a la par de su pareja, Pipe Bueno. Pero nada de esto ocurrió.

Para sorpresa de muchos, la instagramer y youtuber rompió con los preceptos sobre la maternidad, mostrándose como una verdadera diva a la par de madre de su pequeño hijo Máximo, que ya tiene casi siete meses de vida.

Con videos y fotos lookeada con ropa de primera calidad, de viaje por los sitios más fabulosos del país y chicaneando los magníficos lujos que puede darse junto a los dos hombres de su vida, la mediática supo hacerse una de las madres y figuras públicas favoritas de estos tiempos.

Así todo, otra de las razones por las cuales la maternidad de Luisa Fernanda W ha llamado poderosamente la atención esta tarde de martes fue la particular manera que tuvo de educar a su hijo en relación a un tema abierto aún al debate.

Se trata de la alimentación de los bebés a partir del destete, una tarea que parece fácil puesta en palabras, pero que, en la práctica, resulta mucho más compleja y asidua. ¿Por qué? Y es que mientras muchos médicos recomiendan que los bebés pasen de tomar del pecho a comer la papilla, otros sugieren iniciar el “Baby Led Weaning”.

Esta última teoría propone que sean los mismos niños los que vayan descubriendo libremente los alimentos sólidos, sin pasar por la fase de los purés y triturados. Y parece ser precisamente la opción que eligió Luisa Fernanda W con Máximo.

En sus últimas historias de Instagram, la también modelo enseña cómo su hijo recoge con su manita de un platito pedazos de verduras hervidas y se los lleva a la boca para desmenuzarlos sin ayuda de cubiertos ni de sus padres.

El método, ideado por la nutricionista Gill Rapley, ha cobrado fuerza en los últimos años tanto en Estados Unidos como en países de Europa. Según establece, a partir de los 6 meses, se debe ofrecer la comida en pequeños trozos a los pequeños y dejar que sean ellos mismos quienes exploren y se lleven a la boca nuevas texturas y sabores.

¿Por qué lo habría elegido Luisa Fernanda W? Entre muchos de los beneficios que aporta esta técnica, especialistas afirman que fomenta la confianza y la seguridad en el bebé, ayudándolo a desarrollar habilidades de coordinación y a evitar actitudes melindrosas ante las comidas.

Así todo, lo que muchos expertos recomiendan es que las madres que decidan adoptar esta metodología de alimentación para sus hijos sean estrictas con el control de lo que ingieren, para ver si existen algunas reacciones alérgicas frente a ciertas comidas, o simplemente si puede atragantarse con algún trozo, aunque esto, afirman, es casi improbable.

Otras Noticias