ALEJANDRO RIAÑO

Alejandro Riaño, un verdadero "Juanpis" de niño

El niño rico del que se burla sí existió.
domingo, 30 de agosto de 2020 · 09:08

Para Alejandro Riaño realizar el exitoso personaje de "Juanpis González Pombo" fue muy fácil, pues el ser gomelo, arribista y clasista fueron unas de las características de su vida de adolescente.

El humorista estudió en colegios de alta categoría en Bogotá, como lo son el Gimnasio Moderno, luego en el Gimnasio Campestre y hasta vivió dos meses en la Casa de Nariño, pues era muy buen amigo de Felipe Samper, hijo del actual presidente, Ernesto Samper.

Juanpis Gonzáles Pombo

En su juventud Alejandro vivía toda una vida como su personaje, aparentando un dinero que no tenía, alardeando de viajes ajenos de sus primos que podían y fingiendo tener todo el estilo de vida de un gomelo con gustos que no podía darse.

El artista creció en el barrio La Macarena pero le daba un poco de vergüenza, rodeado de la cultura bohemia de los 90, su papá que era escultor, fue quien lo introdujo en el mundo del arte y el teatro.

Alejandro Riaño

Así que por la vergüenza, cuando Riaño regresaba de fiestas o volvía del colegio pedía que lo dejaran a los alrededores de la calle 76, cerca del barrio Rosales donde hacía el intento de ir a una vivienda y cuando se alejaban sus amigos, se tomaba un taxi a su verdadera casa.

Sus padres eran propietarios del restaurante El Pórtico, era una replica de un pueblo colonial y era típico de los bogotanos pasarse a comer en ese lugar. Ahí fue donde el comediante descubrió a qué se quería dedicar.

Juanpi disfrutando de su finca

El actor vio en el restaurante de su padre por primera vez a Antonio Sanint y a Julián Arango, en el stand up “Ríase el Show”, inspiración para su carrera mientras mantenía una vida falsa de niño rico, con acceso ilimitado al recién abierto Mundo Aventura y otros beneficios.

Lo que obtenía por codearse con el hijo del presidente desapareció el día que su padre lo vio bajándose muy lejos de su casa, se dio cuenta que era el personaje que odiaba y le dio vergüenza su hipocresía, dejó las mentiras y comenzó el teatro para mostrarle al mundo a Juanpis Gonzáles pombo, el retrato de la adolescencia de Alejandro Riaño.

Otras Noticias