ENTREVISTA MINUTO COLOMBIA

“Cambiar los imaginarios sobre salud mental, es tan importante como buscar ayuda” Fabiola Lozano

La especialista en salud mental y directora ejecutiva de Asodep, nos explicó cómo detectar este tipo de trastornos que se han agudizado con la pandemia.
jueves, 6 de mayo de 2021 · 14:35

Hablar de salud mental podría ser considerado todavía un tabú, incluso, en muchos lugares del mundo todavía ni siquiera se considera tratar el tema, y pese a que han habido muchos avances, el mayor problema continúa siendo el estigma que se genera alrededor.  Durante la pandemia se ha agudizado esta problemática, pero también se han hecho más visibles las necesidades de las personas que padecen estas condiciones.

Desde la Organización Mundial de la Salud (OMS), la salud mental es más que la ausencia de enfermedad, es un completo bienestar físico mental y social, donde la persona se puede sentir productiva, pues sin salud mental no hay salud.

Aunque todavía es muy poco lo que se habla al respecto, los problemas de salud mental en el mundo cada día van en aumento, siendo por ejemplo la principal causa de suicidio en menores de 25 años, y pese a que hay diferentes trastornos, las enfermedades más comunes son: la depresión la ansiedad y el consumo de sustancias psicoactivas, las cuales han tenido niveles más altos a causa de la pandemia.

Fabiola Lozano, psicóloga y especialista en salud mental

De acuerdo con la psicóloga y especialista en salud mental, Fabiola Lozano, el encierro ha conllevado a que muchas personas empiecen a tener problemas de salud mental, y algunos de los síntomas de alarma son: cambios en el interés o ganas de hacer cosas, dificultad para tomar decisiones, alteraciones físicas en el sueño y el apetito, baja concentración, así como poco rendimiento o productividad.

También algunas personas tienden a volverse más lentas en sus actividades diarias, menos eficaces, pero sobre todo, presentan un estado de ánimo disminuido donde prevalecen síntomas o emociones de tristeza permanente, e incluso llanto sin motivo. Además puede presentarse miedo sin presencia de un estímulo.

Las personas que empiezan a tener problemas de salud mental tienden a aislarse, y en algunos casos, se pueden también tornar agresivas, por lo que ante cualquier cambio drástico en el comportamiento diario, lo esencial es buscar ayuda.

Un síntoma de alarma es un estado de ánimo decaído

Aunque el aislamiento decretado para el control del virus busca disminuir el nivel de contagios, agudiza este tipo de problemas debido a que todos somos seres sociables, lo que significa que necesitamos de la interacción con el otro, y el estar en aislamiento ha suprimido esta acción. La socialización es esencial para el crecimiento y el desarrollo humano, y de acuerdo con el grupo poblacional, afecta en mayor medida el ciclo de vida, según dice la especialista.

Para el caso de los niños, quienes desde muy temprana edad requieren una interacción permanente con sus pares, su desarrollo se ve determinado esencialmente por la parte social, ya que es donde aprenden a relacionarse, a interactuar, desarrollar el lenguaje y su parte cognitiva, por lo que el encierro podría traer consecuencias en el largo plazo.

El encierro ha suprimido la interacción social en los niños

En cuanto a los jóvenes, el período de adolescencia es una etapa de constante socialización que marca de manera determinante el futuro de alguien, y al no tener la posibilidad de interactuar con personas de su misma edad y en diferentes entornos, también se ve afectado el proceso de crecimiento y desarrollo. Para los adultos mayores, la falta de socialización genera un deterioro cognitivo, lo que puede representar no solo síntomas de una enfermedad de salud mental, también de otras patologías.

Además, cabe resaltar que nadie estaba preparado para vivir en aislamiento, y pese a que la cuarentena general ya se levantó, aún existen muchas restricciones en cuanto a movilidad, por lo que la mayoría de personas aún permanecen confinadas en su hogar, y en muchos casos, no habitan en entornos saludables lo que también fomenta estos problemas.

El aislamiento aumenta la sensación de soledad

A pesar de ser seres sociables, no estamos acostumbrados a interactuar las 24 horas del día en un mismo entorno o con un mismo núcleo de personas, principalmente la familia; pues antes de la pandemia el diario vivir consistía en salir de casa y realizar determinadas actividades y luego, al regresar, interactuar por algunas horas con los miembros del hogar, por lo que el encierro no ha sido una situación fácil de sobrellevar y ha requerido de un proceso de adaptación que no siempre se logra.

En el caso de las familias que consiguen acoplarse a esta situación, el tener más tiempo juntos se convierte en una posibilidad para mejorar la calidad de vida, integrarse, conocerse y compartir espacios de calidad. Sin embargo, en muchos otros casos, los entornos son disfuncionales y las personas pueden llegar incluso a habitar con sus agresores, lo que no solo detona un problema de salud mental, sino que ha hecho que se incremente la violencia intrafamiliar en el periodo de cuarentena.

 

A esto se suma que la falta de actividad, en muchos casos, también conlleva a falta de productividad, es decir que genera una escasez de recursos económicos, lo que junto con la falta de socialización agudiza el deterioro cognitivo. Así mismo, el confinamiento incrementa notoriamente la sensación de soledad en las personas, generando una necesidad de ser escuchados, lo que puede desencadenar a futuro trastornos o enfermedades de salud mental.

Aparentemente, las redes sociales se han convertido en el principal recurso para que las personas puedan mantener una interacción con los otros y comunicarse, tratando de no  perder sus círculos sociales y vínculos familiares, pero esto en ningún momento reemplaza la interacción que se genera físicamente y cara a cara, y pese a que es una gran solución, actualmente las personas viven en muchas condiciones de estrés y se sienten agotados de tantos meses de encierro.

La falta de productividad aumenta los niveles de estrés

Durante la pandemia se han hecho más notorios los trastornos de depresión, ansiedad y se ha agudizado la sensación de miedo a morir a causa del coronavirus o perder algún familiar. Sin embargo, es importante recalcar que todas estas condiciones son tratables y que la mejor manera de combatirlas es buscando orientación de un profesional.

Por eso lo más importante, al detectar algún cambio en el estado de ánimo o síntoma de alarma, es buscar ayuda de un especialista, pero, en el caso de que todavía una persona no se sienta capaz de hacerlo puede recurrir a un amigo o familiar de confianza para dar ese primer paso y encontrar el apoyo que se requiere para superar este tipo de situaciones.

Es indispensable buscar ayuda profesional

Así mismo, una de las mejores herramientas para combatir los problemas de salud mental es crear hábitos saludables por ejemplo, haciendo ejercicio, teniendo una buena alimentación y una adecuada higiene del sueño, estableciendo horarios para cada una de las actividades que se realicen, ya que esto ayudará a tener una mayor estabilidad física y  emocional.

Otra de las herramientas que existen para dar un adecuado manejo a estos trastornos son las redes de apoyo, las cuales no son más que ese conjunto de personas cercanas con quienes se haya establecido un vínculo de confianza y a las que se pueda recurrir en algún momento que se requiera ayuda. Lo más importante de las redes de apoyo, además de reconocerlas, es activarlas, ya que éstas se convierten en un factor protector para la salud física y mental y sirven además como una barrera de contención en un momento de crisis.

Hay que crear hábitos saludables como el ejercicio

Además, las redes de apoyo son indispensables para escuchar y validar lo que la persona con un problema de salud mental está sintiendo sin juzgar las emociones, sentimientos o lo que se piense y haga. En ningún momento se debe descalificar la emoción del otro, en cambio, se debe invitar a la persona que necesita ayuda a buscar tratamiento con apoyo de un profesional, además de incentivarlo a crear hábitos saludables.

Pese a que aún hacen falta muchas acciones gubernamentales para ofrecer mejores herramientas a las personas que tengan un problema de salud mental, a causa de la pandemia el Ministerio de Salud instaló una línea de atención 192 para que las personas busquen ayuda. Otro recurso es acudir a las EPS para solicitar una cita con un profesional.

Es vital activar las redes de apoyo para encontrar contención

También existen entidades como la Asociación Colombiana contra el Pánico la Depresión y la Ansiedad, Asodep, una institución que ha trabajado por más de 24 años por la salud mental y que brinda un acompañamiento profesional a las personas que padezcan alguna condición de este tipo, para que puedan encontrar el tratamiento adecuado. Así mismo, Asodep se ha encargado de educar a la comunidad sobre las condiciones de salud mental para disminuir el estigma que se tiene frente a este tema.

La Asociación abandera los grupos de apoyo, los cuales consisten en brindar una herramienta psicosocial a través de espacios seguros, para que cada uno de los asistentes exprese lo que siente y cómo ha sido su vivencia con la condición, encontrando herramientas de manejo y motivación que favorezcan su bienestar.

Asodep busca educar a la comunidad para romper el estigma que se tiene frente a los trastornos de salud mental

Desde el año 2009, varias asociaciones que trabajan en pro de la salud mental se agruparon en Bogotá creando un nodo comunitario, por medio del cual se conformó una red que trabaja por los derechos de las personas con estas patologías y en disminuir el estigma sobre la salud mental, para que al visibilizar las condiciones, cada día sea más fácil hablar de este tema.

De acuerdo con Fabiola Lozano, “cambiar los imaginarios sobre la salud mental, es tan importante como el buscar ayuda” y encontrar un tratamiento adecuado, pues aunque se padezca alguna de estas condiciones, quienes las sufren tienen las mismas capacidades que los demás.

Pese a que la pandemia ha agudizado estos trastornos, también ha permitido que se hagan más visibles estos problemas, entendiendo que la salud metal es determinante para el bienestar de las sociedades.

Otras Noticias