EDUCACIÓN

En el país hace falta vacunar a unos 272 mil docentes

Actualmente hay inmunizados 60.000 en total.
viernes, 4 de junio de 2021 · 13:18

Ante el anuncio del Ministerio de Salud sobre que este 15 de julio todos los colegios del país deben volver a la presencialidad, se hace inminente acelerar el plan nacional de vacunación para garantizar que todos los docentes estén vacunados.

Según dijo la entidad, para esa fecha todos los maestros del territorio nacional deben haber completado su plan de inmunización, esto teniendo en cuenta que en pasadas semanas se dio inicio a la tercera fase de vacunación, de la cual hacen parte.

Según reportes oficiales, actualmente hay vacunados 60.000 profesores, pero en este grupo poblacional hacen parte 332.000 maestros, lo que significa que todavía no se han inmunizado 272.000, esto equivale al 81% de la población.

El 15 de julio todos los maestros deben estar vacunados para retomar al presencialidad

Esto significa que todas las administraciones locales deberán ahondar esfuerzos para alcanzar la meta planteada, pues tendrán que inmunizar a todos los maestros en 42 días. Para ello, se requiere que se adelanten procesos de vacunación masiva en todo el país y que se tenga un mayor número de dosis aplicadas por día.

Una vez los docentes sean inmunizados, podrán volver a las clases presenciales de manera segura, no obstante en todas las instituciones se deberán seguir manteniendo los protocolos de bioseguridad y el autocuidado.

Se tendrán que mantener todas las medidas de bioseguridad

Siempre lo hemos dicho, queremos volver a nuestro escenario natural de la pedagogía, de la academia que es la escuela, lo único que estamos pidiendo son garantías de bioseguridad para los jóvenes y los niños”, señaló Nelson Alarcón vocero de Fecode.

Según dijo el Minsalud, el mismo 15 de julio todos los colegios tendrán que volver a la presencialidad, ya que una vez se tengan inmunizados a los maestros, ya no habrá excusas para el regreso a clases.

Sin embargo, desde Fecode aseguran que se requiere más que la vacunación para que las instituciones sean bioseguras, entre ello, recursos para realizar las adecuaciones y adaptaciones físicas para reducir los aforos y mantener el distanciamiento social, así como la instalación de más lavamanos.