VALLE DEL CAUCA

Terror en el Valle: por segunda vez en la semana un joven aparece muerto tras haber desaparecido

Las autoridades investigan los casos.
jueves, 24 de junio de 2021 · 10:44

Desde que se inició el paro nacional varios municipios del Valle del Cauca se han visto afectados por la violencia, especialmente Cali y Tuluá, donde varias personas han perdido la vida a manos de la fuerza pública.

Sin embargo, esta semana se presentó un hecho sin precedentes y que evidencia la barbarie de la que están siendo víctimas los jóvenes del país por dentro y fuera del paro: el pasado lunes se confirmó que la cabeza de un cuerpo humano hallada dentro de una bolsa plástica en el corregimiento de Agua Clara, Tuluá, era de Santiago Ochoa.

Santiago, de 23 años, fue visto por última vez por su familia el sábado 19 de junio cuando salió para su trabajo en bicicleta pero nunca regresó. Cuando se volvió a tener noticias de él, su cuerpo había sido decapitado, un hecho repudiable que ha condenado toda la ciudadanía, pues es un final que nadie merece.

La familia de Santiago asegura que él era un joven tranquilo y trabajador

Sin que el país aún se recuperara del atroz crimen, nuevamente en Tuluá fue encontrado un cuerpo sin vida, esta vez se trata de Hernán David Ramírez, un joven de 22 años que había sido reportado como desaparecido desde el pasado 10 de junio y fue precisamente en la búsqueda de Ramírez que hallaron a Ochoa.

Aunque las autoridades se encuentran investigando ambos casos, las hipótesis que se manejan no vincularían a ninguno de los jóvenes con el paro nacional, pues, en el caso de Hernán, la Policía asegura que pudo tratarse de un hecho vinculado al robo de su motocicleta.

Por parte de Ochoa, a quien inicialmente se lo había señalado de estar vinculado a la primera línea, hecho que la familia desmintió, solo se conoce que la bolsa en la que fue hallada su cabeza había sido arrojada por el ocupante de una motocicleta el domingo en la tarde, por lo que las autoridades le siguen la pista.

Hernán fue visto por última vez en casa de una tía, cuando salió a comprar huevos para el almuerzo

Sin embargo, el alcalde de Tuluá, Jhon Jairo Gómez, asegura que los crímenes no están relacionados y que podría tratarse de una disputa entre bandas de microtráfico que desde hace años vienen generando terror en el municipio.

Entre tanto, la Policía anunció una recompensa de 10 y 30 millones de pesos por los casos de Santiago y Hernán respectivamente, para obtener información valiosa que les ayudara a dar con los autores del crimen.

Aunque las autoridades han señalado que ninguno de los jóvenes estaba vinculado con el paro y que los delitos no ocurrieron en el marco de este, algo muy grave está pasando en Tuluá y en el Valle del Cauca para que se presenten estos crímenes de lesa humanidad.

Incluso el personero de este municipio, Pedro Antonio Ordoñez, señaló en entrevista para RCN radio que estas acciones violentas se han venido incrementando en los últimos años y que podría empeorar, “tengo la triste percepción que esto se va a recrudecer mucho más, porque viene el asesinato de un líder sindical que aparece en la vía después de cinco días (...) además se denuncian en mi despacho una especie de crímenes selectivos de líderes en diferentes zonas del municipio”.

Otras Noticias