ENTREVISTA MINUTO COLOMBIA

Café Don Alfredo, el emprendimiento que va ganando terreno en Colombia a base de amor y calidad

En entrevista para Minuto Colombia, su propietario Alfredo Gutiérrez habló de los desafíos de tener un café de origen y cómo ha conquistado paladares.
martes, 16 de marzo de 2021 · 13:59

Con el mismo amor que le enseñaron sus padres, Alfredo Gutiérrez, propietario de Café Don Alfredo, se ha puesto en la laboriosa tarea de crear este emprendimiento que poco a poco ha ido creciendo y ganando reconocimiento en el mercado nacional.

La historia de este proyecto inicia años atrás, cuando el papá de Alfredo, campesino y dueño de unas tierras, comenzó a cultivar café y otros alimentos, y aunque luego producto la violencia tuvieron que dejar su finca, nunca olvidaron el amor que tenían por el campo.

Alfredo Gutiérrez, propietario de Café Don Alfredo. Foto: cortesía Café Don Alfredo

Aunque como emprendimiento tienen poco tiempo en el mercado, la tradición de sembrar y cultivar café la han llevado por años: actualmente son la tercera generación de su familia que se dedica a este importante oficio y a generar un impacto en la cultura cafetera.

El nombre de Café Don Alfredo, rinde un tributo al padre de Alfredo, su homónimo, quien le enseñó a llevar, como él mismo menciona para este diario, “el café en su sangre”.

Finca "Tierra Linda". Foto: cortesía Café Don Alfredo

En la idea de tener una marca propia y contribuir en el mercado nacional con un producto de la más alta calidad, este emprendimiento ha ganado fuerza, pues su café brinda una experiencia altamente sensorial, ya que en este se destacan aromas y sabores auténticos.

Aunque ha sido un proceso lleno de dificultades, la perseverancia y tenacidad de Alfredo han permitido que su producto crezca cada día más, teniendo actualmente tres variedades de café en el mercado: castillo, tabi y geisha.

Su café se caracteriza por brindar una experiencia sensorial. Foto: cortesía Café Don Alfredo

Cada una de sus especialidades cuenta con el sello de un café de origen, y su sabor y aroma se caracteriza por la riqueza de los suelos en los que se cultiva, lo que permite que los consumidores encuentren en este café sabores dulces, ácidos, herbales y florales, entre otros.

Y ha sido esto lo que precisamente le ha permitido a Café Don Alfredo diferenciarse en el mercado, pues buscan producir sensaciones únicas en cada una de las personas que se atreven a probarlo.

Gracias al potencial que se encuentra en su café de origen, busca romper las barreras de producción a nivel nacional e internacional y, poco a poco, conquistar nuevos mercados, ofreciendo siempre un producto auténtico.

Como el mismo Alfredo cuenta para este diario, lo que diferencia a su café del resto es que es un producto hecho con amor y pasión, donde en el cultivo, la cosecha y la selección del grano se realizan con un delicado trabajo artesanal para mantener la calidad y el sabor que lo caracterizan.

Toda la producción lleva un trabajo artesanal. Foto: cortesía Café Don Alfredo

Esta pequeña empresa también se ha convertido en una promotora de empleo a nivel nacional, ya que para Café Don Alfredo sus trabajadores son tan importantes como la calidad de su producto, pues tienen claro que el amor por lo que hacen es el mejor secreto para alcanzar el éxito.

El nombre de su finca “Tierra Linda”, hace honor al sabor característico de su café, lo que no solo los diferencia sino que ha permitido la fidelización de sus clientes, quienes se convierten en nuevos promotores del café de origen.

Aunque la pandemia ha sido una de sus mayores dificultades, Alfredo proyecta para su empresa abrirse campo en el mercado internacional, donde esperan poder incursionar este año, pues quieren llevar lo mejor de su café al mundo.

Actualmente producen café castillo, tabi y geisha. Foto: cortesía Café Don Alfredo

Con el mismo amor que han sentido por su producto, buscan dejar un legado en los más pequeños, vinculándose recientemente al proyecto Cafeteritos de la Fundación Marsella, donde prestan su finca para enseñarle a los niños de su comunidad cómo sembrar y producir un buen café, además de los mejores secretos de su tierra para que sigan transmitiendo su sabiduría a otras generaciones.

Su marca ha ganado espacio en el mercado nacional. Foto: cortesía Café Don Alfredo

Alfredo agradece profundamente el apoyo de sus clientes, quienes le han permitido crecer y seguir mejorando, pero sobre todo promoviendo una nueva cultura entorno al café de origen, ya que Colombia es el tercer productor de café en el mundo y el primero en café suave.

Café Don Alfredo más que un emprendimiento es una familia, una historia que representa a otros miles de colombianos, que con la pasión y el amor de su propietario y sus trabajadores busca salir adelante y dejar el nombre del país en lo más alto. Este proyecto es un ejemplo de vida y una muestra fehaciente de que si uno se lo propone se puede llegar tan o más lejos de lo que se ha soñado.

Otras Noticias