ENTREVISTA MINUTO COLOMBIA

Diego Campos: un orgullo nacional que dejó el nombre del país y del café en lo más alto

El tolimense nos contó en entrevista cuál es el secreto para ser el mejor barista del mundo.
viernes, 26 de noviembre de 2021 · 13:49

Diego Campos es un joven de 31 años oriundo del municipio Espinal, Tolima. Si bien su familia nunca tuvo cercanía con la caficultura, con el tiempo encontró en el café una pasión y un proyecto de vida, que hoy le ha permitido convertirse en el primer colombiano campeón mundial de barismo.

Diego le contó en entrevista a "Minuto Colombia" queen su casa no se tenía la cultura de consumir café, por lo que este producto solo lo llegó a conocer cuando empezó a dedicar su vida al barismo. Viene de una familia de 5 hermanos, donde él es el menor, y como muchos otros colombianos, desde joven trabajó duro por alcanzar sus sueños y sacar adelante a su familia.

El café llegó a su vida hace 13 años

Su madre siempre le inculcó que debía luchar por hacer las cosas bien y cumplir sus metas, aprendizaje que hoy recuerda con orgullo. Gracias a ello aprendió el valor del trabajo y el esfuerzo, lo que sin duda ha marcado su vida y su profesión.

Cuando el mundo del café apareció en su vida, se podría decir que fue por simple coincidencia, pues una de sus hermanas lo invitó en el año 2008 a incursionar en la empresa Amor Perfecto, donde ella también laboraba. Su hermana se encargó de introducir el tema del café en la familia y fue quien convenció a Diego de encontrar una carrera y un estilo de vida en esta industria.

Amor Perfecto es la empresa que lo respaldó y lo vio crecer

Una vez tuvo la posibilidad de vincularse con la compañía, no desperdició la oportunidad e ingresó trabajando inicialmente como tostador de café. Gracias a ello, empezó a introducirse en la caficultura, y buscó aprender y comprender todo lo relacionado con la producción de café, desde la siembra hasta que llega al consumidor final.

Si bien en ese momento, el hoy campeón mundial de barismo, veía esa oportunidad solo como un mero trabajo, con el tiempo fue descubriendo que el café le podía brindar mucho más. Lejos de imaginarse que su proyecto de vida estaría en esta industria, cuando salió del colegio quiso incursionar en el diseño gráfico, lo que por motivos económicos no pudo realizar, alcanzando a hacer un semestre de publicidad y diseño. No obstante, los horarios laborales no le permitieron continuar con sus estudios.

Comenzó a prepararse con disciplina

Fue entonces cuando su jefe, Luis Fernando Vélez, dueño de Amor Perfecto, lo invitó a capacitarse y aprender más del café. El objetivo de su superior era que iniciase una carrera en esta área, lo que le daría una mejor calidad de vida, y sin duda, mejores oportunidades. Siguiendo este consejo, decidió empezar a conocer más sobre el café de origen.

Me decidí en realidad a entender qué significaba el café de especialidad. Empecé a catar, empecé a probar el trabajo que yo estaba haciendo y a encontrar el significado de por qué hacía lo que yo hacía y cómo lo hacía. Ahí me empecé a encarrilar con el café. 

Se ha capacitado para conocer toda la cadena productiva

A partir de ese momento comenzó a estudiar sobre cada uno de los procesos del café, desde cómo se siembra, cosecha, tuesta, hasta obtener el resultado final. Gracias a ello, empezó a dar sus primeros pasos en la profesión del barismo, lo que lo ha llevado a convertirse hoy en uno de los mejores.

El barista sirve bebidas a base de café, brinda una experiencia alrededor de este producto, y divulga el café de origen o de especialidad. Por ello, necesita conocer todo sobre la caficultura y la producción, a fin de lograr cautivar a los clientes y difundir la importancia de todo este proceso.

A causa de la experiencia que fue adquiriendo y su conocimiento, empezó a competir a nivel nacional. Según confiesa en entrevista para "Minuto Colombia", requiere mucha disciplina, pues además de saber preparar un buen café y conocer su historia, también se debe tener una buena atención al cliente y vocación de servicio.

Adicionalmente, los baristas necesitan conocer cuáles son las últimas tendencias de café, cómo prepararlo, extraerlo, y tener un conocimiento muy amplio sobre todos sus tipos y formas de preparación. Deben capacitarse para lograr tener un dominio del público, por lo que la expresión corporal, el manejo del escenario y el manejo vocal, también hacen parte de su entrenamiento.

En las competencias, los baristas deben preparar, en máximo de 15 minutos, 3 bebidas para cuatro jueces que se encargan de evaluar hasta el más mínimo detalle. Las preparaciones deben ser 4 espressos, 4 bebidas a base de leche y 4 bebidas diseñadas a base de espresso, lo que para Diego se traduce en “una competencia de sabores”.

Antes había participado en dos mundiales

Los jueces se encargan de valorar las preparaciones a nivel sensorial, así como la presentación técnica que hace cada participante, donde no solo se tiene en cuenta su desempeño y manejo del público, sino el dominio de las herramientas de preparación (maquina, molino, etc).

En este sentido, para el colombiano, el secreto para ser un buen barista es “primero que todo, la vocación del servicio, estar dispuesto a servir a las personas, a servir de una forma muy natural, en donde las personas tengan una conexión con uno. El barista necesita tener una conexión con la persona, para que le permita disfrutar de la experiencia alrededor de esa taza de café”.

Este premio representó un gran paso en su carrera

Todo lo anterior hay que acompañarlo del conocimiento, que le permite al  barista dar a conocer las cualidades del producto, promoviendo todo el trabajo que hay detrás de toda la cadena de producción. “La idea es poder unir esa cadena, y la unión de esa cadena la hace el barista”, sostuvo.

Con su empuje y dedicación, el tolimense se había impuesto como campeón nacional 3 veces. Durante estos 13 años de carrera, 11 ha estado en competencias, dos de ellas mundiales.

En la premiación dedicó su triunfo a su familia y a todos los caficultores del país

Aprovechando toda esta experiencia y con la convicción de que un día sería el campeón mundial, se preparó varios meses para llevarse ese primer lugar: “Tuvimos una muy buena preparación a nivel técnico, a nivel sensorial, a nivel de neurolingüística, a nivel psicológico. Le metimos muchas cosas, que tal vez uno no cree que sean necesarias, pero cuando uno está mentalmente fuerte y concentrado en lo que quiere lograr, todo empieza a fluir”.

Tras coronarse como campeón mundial de barismo en Milán, Italia, Diego le expresó al mundo con mucha emoción, que ese premio era para todas esas personas que como él “se levantan todos los días a soñar y a querer lograr las cosas”. Él fue el únicoo colombiano en recibir este premio. Sus rivales, estadounidenses y australianos, también usaron café colombiano en sus preparaciones.

Este reconocimiento representa un gran logro en su vida enorme, ya que fue ver que eso que sembró por fin lo podía cosechar. Se explayó sobre esto en la entrevista: “fue sentir que nada era en vano, que todo el esfuerzo, toda la dedicación y la pasión que se había puesto en este proyecto estaba dando sus frutos”.

Este premio le confirmó que Colombia tiene talento y potencial para participar en este tipo de competencias. Es consciente que al conquistar el mundial no solo ganó él, sino sus colegas, quienes vienen trabajando y esforzándose para ratificar ese primer lugar.

Sabe con certeza que el mejor café es el colombiano

Luego de llegar a la cima más alta, planea retirarse de las competencias y dedicar su tiempo a un proyecto familiar, también relacionado con la industria del café. Cuenta con la convicción de que aún tiene mucho que aprender y cosas para mostrarle al mundo sobre café colombiano.

Además de continuar disfrutando este momento de gloria junto a sus seres queridos, él colombiano busca seguir dejando una huella en el barismo. Una de sus metas es transmitir su legado enseñándole a otros, y preparar a las nuevas generaciones para que como él, sean los mejores. Por eso, con la humildad y pasión que lo caracteriza, invita a otros a seguir este sueño, para que así más personas continúen dejando el nombre del café colombiano y del país en lo más alto.

Otras Noticias